Reflexión para hoy:

     

sábado, 12 de mayo de 2012

La Revolución Liberticida





Cuando los peronistas, de derechas y de izquierdas, no ganaban las elecciones en Argentina hacían todo lo posible para desestabilizar y derrocar al gobierno elegido democráticamente. A esto se denomina  “ democracia cautiva”. Dicho de otra forma, la democracia, para algunos, es válida siempre que gobiernen ellos, los liberticidas.

Muchos españoles creen que la democracia cautiva y el golpismo callejero sólo tiene lugar allende los mares; sin embargo, en España está ocurriendo. Los precedentes iniciales fueron el  “chapote roji-verde” o el “pseudopacifismo del  no a la guerra”; sin embargo el punto de partida principal de un plan que pretende machacar el sistema democrático y desarrollar un ambiente de motín y revuelta callejera en contra de la voluntad mayoritaria de los españoles,  fue el 15 de Mayo del 2011, fecha en la que se cumple ahora el primer aniversario de ese aberrante y manipulador movimiento denominado “Democracia Real Ya”, o “Spanish Revolution”, o “15M”, o “la madre que les parió a todos”.

No es ningún secreto que las ensoñaciones de estos mangutas asamblearios, perfectamente identificados,  son potenciadas y respaldadas desde algunos medios de comunicación, ciertas universidades públicas y de algunos partidos políticos y asociaciones de tendencia liberticida.

Es sabido que los liberticidas tienen sus propias vías, siempre violentas, de expresión política. Incluso en España, los asiduos al “molotov revolucionario” compran la gasolina gracias al apoyo de los liberticidas millonarios del grupo mediático PRISA y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Recordemos como el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, Vicepresidente del gobierno de España en aquel 15/5/11, adoptó una actitud pasiva frente a la conculcación evidente de la ley, no acatando  las decisiones claras de los órganos jurídicos pertinentes. Así, el movimiento 15M ganó la primera batalla, pero no por su fuerza, que en realidad era y sigue siendo muy reducida, sino por voluntad del gobierno del PSOE, que decidió no actuar. El movimiento 15M siempre ha reflejado una parte marginal de la sociedad española, que trata de imponer una imagen de España "a la griega".

Este movimiento radical, controlado por unos pocos mangutas, y apoyados por los típicos “tontos útiles” necesarios para hacer bulto, trata de cuestionar la voluntad soberana de la mayoría para sustituirla, “por cojones”, por la suya. Para ello, atacan el orden constitucional y la democracia representativa en nombre de una supuesta “Democracia Real” plasmada en ridículas asambleas callejeras en las que concurren los llamados indignados y otros pardillos que se dejan caer por allí. Asambleas en las que pretenden organizar la forma de vida de todos los ciudadanos según su parecer y sin que nadie se lo haya pedido.

Lo importante, para ellos, es crear un verdadero clima de caos y motín callejero que haga imposible un Gobierno democrático apoyado en las urnas. El 15-5-11 fue sólo el comienzo de una estrategia donde las revueltas callejeras serán el pan de cada día. Un despropósito que puede costarle a España, no solo la ruina económica heredada del gobierno infame del PSOE, sino terminar poniendo en peligro el orden constitucional democrático que tanto se merecen los españoles.

El  conflicto es normal  en toda sociedad democrática. Pero un conflicto sano, que no derive en violencia y revuelta callejera. Un conflicto que se plasme en el parlamento, en debates intensos y apasionados entre miembros de distintos partidos e incluso del mismo. Eso sería prueba de una democracia madura y verdadera. Pero en España eso no ocurre. En España cuando algunos liberticidas no gobiernan suelen optar por la vía subversiva  para que la nación sea ingobernable. Es más, antes de soltar el poder aseguran que quede un ambiente envilecido y endemoniado para que los que tomen el poder, legitimados por las urnas, reciban el primer puñetazo.

Los liberticidas en la oposición nunca quieren colaborar con su adversario político para mejorar la vida de los ciudadanos a través del debate político, todo lo contrario, fomentan tácticas revolucionarias para expulsarlo a toda costa; olvidándose del dictamen de las urnas. Esto confirma lo peor de las ideologías liberticidas como el socialismo que, a pesar de su retórica sedicientemente democrática, no creen en la democracia cuando no controlan el poder.

La hipocresía de los liberticidas es patente. En el poder, aceptan el orden constitucional con sus peculiares “cordones sanitarios” para la oposición, pero, no nos engañemos, si están en la oposición, sólo pretenden reventar el orden optando por la vía subversiva, agitando la calle, desbaratando las propuestas del gobierno y fomentando el espíritu antisistema, puesto que la “pasta” y el sistema ya no lo controlan ellos sino los que han querido los ciudadanos ejerciendo su derecho de voto libremente.

Afortunadamente, ¡y porque su futuro está en juego!,  gran parte de la sociedad española ha despertado, rechazando la violencia y la algarada callejera. La sociedad española desea que se disuada y rebaje la capacidad de actuación de estos grupúsculos radicales; y si es necesario usar la porra, pues que se use de forma medida, pero con contundencia y determinación.

También se hace necesaria una estrategia de comunicación coordinada por parte de todos los que amamos el orden y la Libertad, para desactivar la manipulación y la propaganda del mass-media de los liberticidas que, aunque sean capaces de movilizar apenas a unos centenares en la calle, hacen bastante ruido; puesto que siempre una violencia mayor con un número menor de desalmados, abre exactamente igual los telediarios de todas las televisiones y portadas de periódicos.

No sólo el desgaste social  lo sufrirá el Gobierno elegido democráticamente, sino toda la sociedad; si el gobierno en el poder no es capaz de usar toda la contundencia que permite la ley, y que le ha delegado la ciudadanía, para garantizar el orden público frente a esos mangutas piqueteros, amigos de las últimas dictaduras del mundo y que tanto les gusta medrar a la sombra del sindicalismo subvencionado.


PULSAR AQUÍ PARA VISIONAR UNA INTERESANTE COLECCIÓN DE VÍDEOS QUE NOS HARÁ  RECORDAR COMO SE INICIÓ EL MOVIMIENTO LIBERTICIDA DE MANIPULACIÓN DE MASAS DENOMINADO “15M”, “SPANISH REVOLUTION” O “DEMOCRACIA REAL YA”


15M o Democracia Real Ya, un movimiento liberticida de manipulación de masas




































lunes, 30 de abril de 2012

Involución Española Spanish Regression 10





La Libertad, la independencia, la responsabilidad y la dignidad deben ser devueltas a los ciudadanos. ¡Debéis luchar para que no se infantilice a la sociedad en beneficio de gran parte de la casta política, la cual se obceca en querer ser vuestra niñera de por vida mientras parasita al Estado!

Lo malo es que a muchos os encanta “Papá Estado”. Soñáis, hasta despiertos, con “Papá Estado” y que todo sea público. Os encantaría que hasta las bragas y los calzoncillos os lo suministraran funcionarios en el economato municipal, previa presentación de la cartilla de racionamiento. ¡Eso sí,  después de largas esperas haciendo cola como sucedía en la fracasada URSS! Sois así de cutres y casposos. Ni vuestra rancia ideología ni vuestro cerebro dan para más.

No se trata de privatizar sino de entender que hay cosas que nunca deberían haber estado a disposición de las pezuñas de la casta política, es decir, nunca deberían haber sido gestionadas públicamente.

El gran endeudamiento del Estado nos debe hacer reflexionar bastante sobre esto si queremos que nuestro futuro no se enfangue aún más.





VISIONAR EL VÍDEO SIGUIENTE



ENTRADAS RELACIONADAS:

























sábado, 21 de abril de 2012

MACHACAR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN



Uno de los principales males que aquejan a las democracias es el control perverso de los medios de comunicación por parte de los partidos políticos, sobre todo de aquellos que gobiernan una nación o una parte de su territorio. El control de los medios de comunicación, no sólo pretende reducir las críticas al gobierno de turno, sino que va más allá: Ejercer la ingeniería social. Al igual que en los regímenes totalitarios, en las democracias débiles ese control de los medios de comunicación pretende modificar la sociedad.

El veneno del despotismo se suministra a través de miles de horas de programación cuyo fin es alienar, manipular, adoctrinar y alterar las mentes de los ciudadanos, sus escalas de valores y principios morales. El objetivo es construir una sociedad de ciudadanos acríticos, apesebrados, mansos y amantes de “Papá Estado”. Si Montesquieu tuviera que formular hoy la teoría de la separación de poderes, además de los tres poderes clásicos, hubiera tenido en cuenta un cuarto: Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Mediático.

La realidad es que en el siglo XXI el poder de los medios de comunicación constituye un pilar fundamental de acceso al poder político y de control mental de la ciudadanía. Recuerdo las palabras de Rosa Regàs, la que fue directora de la Biblioteca Nacional de España. Me refiero a esa escritora que representa perfectamente el prototipo de intelectual socialista que sólo excreta iniquidad y sectarismo. Esta mujer entendía el periodismo como una máquina para alimentar a las masas, hambrientas de guía, desconcertadas, indefensas ante la presencia de otras formas de entender la vida que no fuera el pseudoprogresismo liberticida.

 Para tipas como Rosa Regás su ideología sectaria, rancia y casposa lo es todo y por eso hay que, por cojones o por ovarios, metérsela en la cabeza a todo ser humano, ya sea a través del cine, los medios de comunicación o en las aulas. Todos deben ser conformados y moldeados al servicio del sueño socialista; más bien, pesadilla, diría yo.

 Liberticidas como Rosa Regás anhelan un modelo de sociedad en que se adoctrina y alimenta al "pueblo" a base de consignas, basadas en la irreflexión, la falta de raciocinio, el odio y la envidia. Se trata de afianzar la representación paternalista, intervencionista y colectivista que tiene la pseudoprogresía de la sociedad. Todo lo contrario a lo que los liberales entendemos como sociedad, es decir, esa compleja y amplia red de relaciones interpersonales creada por individuos libres, interdependientes, solidarios, soberanos, emprendedores, responsables, dueños de su vida y de su destino.

 Todos sabemos que la televisión y la radio siempre han tenido una gran importancia en el esquema propagandístico de los socialistas; y en menor medida la prensa escrita, puesto que sus lanares seguidores suelen tener poca afición a la lectura. Un esquema propagandístico en el que más que ideas lo que se transmiten son emociones y prejuicios adquiridos. “La gente vota sentimientos conocidos y arraigados, no argumentos" como claramente afirmó en su blog, el socialista español Jordi Sevilla.

 Os invito a que visionéis el video siguiente, titulado ”Socialismo: la máquina de crear pobres” . Fijaos en Chávez, de cómo afirmaba, para engatusar a los ciudadanos venezolanos, que iba a respetar la pluralidad de medios de comunicación; sin embargo ha cerrado televisiones privadas y revocado licencias de centenares de emisoras de radio; en todos los casos, por mostrar discrepancias con su sueño de dictadura comunista venezolana

 

 Para Hugo Chávez no fue suficiente obligar a todas las emisoras de radio y televisión de Venezuela a transmitir en cadena nacional, durante miles de horas, sus inacabables y tediosos discursos, sus zafiedades y malos chascarrillos. Tampoco ha sido suficiente poseer un ingente número de canales de propaganda oficial: VTV, Vive, ANTV, TVES y Telesur, centenares de periódicos, decenas de televisiones y centenares de estaciones de radio. Todo eso no fue suficiente, incluso su idea era meter preso a todo aquel que se atreviera a informar u opinar algo que le desagradara.

 A Chávez, como buen socialista, le ha fascinado siempre la figura de "delito mediático" con la finalidad de "regular la libertad de expresión", metiendo entre rejas a todo periodista díscolo, los cuales ya estaban sometidos a las permanentes amenazas y extorsiones del Estado así como de los violentos grupúsculos pseudobolivarianos.

 A los liberticidas como Hugo Chávez, el de Venezuela; o como Manuel Chávez, el de Andalucía (España), nunca les ha interesado que la ciudadanía se informe de los mangoneos políticos, del aparatoso descalabro de su gestión económica, del incremento del desempleo, de la escasez de artículos de primera necesidad. Los tipos como Chávez/Chaves intentan crear nuevos súbditos, destruyendo su legítimo derecho a conocer lo que está sucediendo en su tierra y la forma en que el socialismo del siglo XXI está destruyendo su futuro. La diferencia entre el régimen del Chaves andaluz, hoy continuado por su pupilo Griñán con la compañía de los comunistas de Marinaleda; y el de Chávez venezolano, es sólo de grado.

En lo sustancial comparten de forma rotunda el mismo fin. Otro liberticida, el que fue consejero socialista en Andalucía, Enrique Linde; afirmó lo siguiente, con respecto al reparto de licencias de radio: “Tampoco veo tan mal que diez emisoras se hayan dado a personas que tienen un planteamiento ideológico de izquierdas, por ejemplo…Por el espectro sociológico de Andalucía parece que la medida se hubiera quedado corta, porque realmente personas que estén próximas a la órbita de lo que representa el Partido Socialista parece que proporcionalmente hay mucha más” ( Diario de Sesiones, Parlamento de Andalucía, 18 de diciembre de 1985, página 5323).

O sea, a más votos más emisoras, confundiendo la mayoría política, que en una democracia sana es siempre efímera y respetuosa con las reglas del juego, con una mayoría de poder que modifica a su antojo dichas reglas para apuntalar un poder exclusivo y vitalicio en el seno mismo de las estructuras democráticas. Está claro que en toda verdadera democracia, en la que rige la separación de poderes y el Estado de Derecho, la existencia de medios de comunicación críticos con el gobierno se considera una expresión de pluralismo y todos los poderes públicos deben velar por preservar ese pluralismo en beneficio de todo el sistema. Parece que en una parte de España, denominada Andalucía y que pretende convertirse en la “Cuba revolucionaria europea”, les incomoda sobremanera que algo así suceda. He aquí la prueba:
http://www.goear.com/listen/e1cc17e/machacar-la-libertad-de-expresion-01-wwwlodicecincinatoblogspotcom

- http://www.goear.com/listen/7178e15/machacar-la-libertad-de-expresion-02-wwwlodicecincinatoblogspotcom-

  http://www.goear.com/listen/5c2af07/machacar-la-libertad-de-expresion-03-wwwlodicecincinatoblogspotcom-

   

Volviendo a Montesquieu. El mayor peligro para la Libertad es la concentración absoluta del poder en forma de despóticas monarquías absolutas o de regímenes totalitarios, por eso es tan necesaria la separación de los poderes del Estado. Sin la separación de poderes no es posible sistema democrático alguno. Actualmente la separación de poderes entre el legislativo, judicial y ejecutivo no es suficiente para garantizar el equilibrio entre poderes y su consiguiente garantía de los derechos del individuo.

Un nuevo poder, el de los medios de comunicación, está adulterando el espíritu democrático hasta reducirlo a una mueca formal, incapaz de mejorar la libertad y la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Hoy ninguna fuerza política puede ostentar el poder o ganar unas elecciones, aunque las encuestas estén en contra como ha sucedido en Andalucía (España), sin el patrocinio de los medios de comunicación.

 Más allá de la bondad o maldad del mensaje político, sólo existe lo que sale en la televisión o se escucha en la radio. Controlar la maquinaria mediática es fundamental. Dominar los medios de comunicación para la casta política es tan vital, como el control del armamento en un conflicto bélico. A continuación, os dejo unos vídeos que realicé hace tiempo, anunciando que la Libertad de Expresión tenía los días contados en
España


.

Videos tu.tv


Videos tu.tv

Videos tu.tv


ENTRADAS RELACIONADAS:

jueves, 5 de abril de 2012

Vencedores o vencidos




Los liberales no concebimos el derecho como un conjunto de leyes emanadas de los políticos, sino como un conglomerado normativo general y abstracto, universalmente aplicable, que tiene la finalidad de prever las consecuencias de las acciones que los ciudadanos plantean para alcanzar determinados fines subjetivos. Para nosotros, el Estado, que debe ser drásticamente minimizado pero muy efectivo en sus limitadísimas funciones; tiene, dentro de sus cometidos esenciales,  la encomienda de garantizar la certeza del Derecho, pero sin convertirlo en un mecanismo  para la complacencia de los intereses perversos de las mayorías.

Los liberales abominamos  las teorías políticas que atribuyen al Estado un papel distinto del mantenimiento del Derecho, puesto que toda intervención de aquél tendente a la consecución de finalidades éticas puede desencadenar en un incremento del poder discrecional del gobierno de turno con relación a  lo que ha de entenderse como bien en base a un supuesto interés general. La percepción individual de lo que es bueno y verdadero no tiene por qué coincidir con lo que las mayorías entienden  como beneficioso para la sociedad. Otorgar al gobierno de turno  el poder de realizar el bien implica exponerse al riesgo de que ese poder mute paulatinamente hacia un poder despótico y totalitario.

noneSólo existe una comunidad de auténticos ciudadanos, de individuos libres, si existe Estado de Derecho y separación de poderes. Según la concepción clásica, el Derecho es un conjunto de leyes o normas de carácter abstracto que se aplican, de forma general y en igualdad, a todos los ciudadanos. La justicia se fundamenta en enjuiciar si las conductas del individuo se ciñen o no a ese compendio normativo abstracto y objetivo.

El Derecho está orientado a posibilitar la convivencia entre las personas, y por tanto, a garantizar su desarrollo y bienestar personal como individuos libres y respetuosos con el prójimo. Esta es una concepción del Derecho contraria a la que plantea el Socialismo, que lo entiende como un conjunto de decisiones políticas arbitrarias y legislación impuesta desde el poder, que anula la dignidad y la libertad individual de todo ser humano; transformando al conjunto de esos seres humanos en una amorfa y deshumanizada colectividad, a base de ingeniería social





La representación de la Justicia con los ojos tapados se debe a que la Ley debe ser ciega y aplicarse a todos por igual, por este motivo los jueces y magistrados deberían tener muy presente aquello que dice:

“Con justicia juzgaras a tu prójimo, no dejándote llevar ni por las dádivas del rico ni por las lágrimas del pobre”.

Entender esto es fundamental porque en ese preciso instante, en que se vulneran los principios generales del derecho, abriéndose las puertas a quienes no pretenden del juez que imparta justicia sino que se conmueva, se empieza a infringir un tremendo daño a la justicia aunque sea por una causa “supuestamente noble o justa” como podría ser: porque está en el programa del partido político votado por una inmensa mayoría de ciudadanos, como ocurrió con el partido nacionalsocialista de Hitler; o porque nos estremece como despojan a una familia de su vivienda por un desahucio; o porque un hurto lo debemos considerar de poca importancia y absolver al reo, debido a que se ha cometido en un centro comercial de una opulenta multinacional.

Todo juez que juzga de esa forma, en base al uso alternativo del derecho, sustituyendo la ley por su impresión sobre las circunstancias particulares de cada caso, cae en el fatídico error de la arrogancia intelectual; cuyo desenlace es la creencia de ese juzgador de ser Dios. Esto es algo que sucede con el Socialismo, ya sea este de carácter marxista o nacionalsocialista, porque el Socialismo es una ideología que prostituye siempre los conceptos de ley y de justicia; donde sus actores jueces son cada vez más irregulares en sus sentencias retroalimentado la nefasta dinámica con su parcialidad.

Recordemos como el Ex Fiscal General del Estado español,  El socialista Conde Pumpido, el mismo que refiriéndose al "proceso de paz", dentro de las negociaciones con el grupo terrorista ETA, se dirigió exclusivamente a jueces y fiscales invitándoles a "ensuciar sus togas con el polvo del camino".

Afortunadamente no todos los jueces y fiscales están dispuestos a ensuciar sus togas "con el polvo del camino". Polvo que se convierte en lodo; sin embargo, son muchos los que todavía llevan el polvo de aquella "paz sucia" alentada y liderada, al principio, por José Luis Rodríguez Zapatero, y ahora por el gobierno del Partido Popular (PP) presidido por Mariano Rajoy.

Parece increíble, pero aquel Ex Fiscal  pidió "a los magistrados que valoraran la nueva situación a la hora de solicitar medidas cautelares para los terroristas" y sugirió a los fiscales  que se adaptaran a la "nueva situación" respecto a la negociación del gobierno socialista con la banda de asesinos ETA. Lo más terrible de todo es que, muy probablemente, Conde Pumpido ni siquiera supiera  que lo que pedía es, en su literalidad, el postulado jurídico básico de la Alemania nazi: el Führer crea derecho; jueces y fiscales son tan sólo sus hilos conductores.

La aberración de la adaptación de los jueces al contexto…, al momento…., a lo que hay…..o a la deriva de las mayorías; sólo puede entenderse desde la perspectiva más amplia de la limitación a la independencia judicial. Realmente nos retrotrae a ese horror totalitario del pasado siglo que sufrieron millones de personas con la complicidad de un poder judicial siervo del despotismo. Un poder judicial integrado por jueces títere que acataban alegremente y sin vergüenza moral los procesos degenerativos de la democracia y del Estado de Derecho.

La película que hoy presento es el mejor reflejo de lo que he expuesto. Transcurridos 3 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, algunos jueces, cómplices del perverso funcionamiento de  la justicia en la Alemania del nacionalsocialismo de Hitler, donde la esterilización y exterminio de judíos era algo rutinario; son juzgados en Nuremberg. Uno de los protagonistas, Spencer Tracy, interpreta a un juez norteamericano retirado, en el que recae la trascendental responsabilidad de presidir este juicio.

Lo mejor de la película es la escena final cuando el juez norteamericano visita a uno de los condenados, el máximo responsable de la administración de la justicia de la Alemania Nacionalsocialista; y éste, apesadumbrado, admite el tremendo error que supuso haber aplicado el derecho en base a hechos diferenciales.




Para que os sirva de reflexión final, os reproduzco un fragmento de "El espíritu de las leyes", de Montesquieu:


La libertad política de un ciudadano depende de la tranquilidad de espíritu que nace de la opinión que tiene cada uno de su seguridad. Y para que exista libertad es necesario que el gobierno sea tal que ningún ciudadano pueda temer nada de otro.

Cuando el poder legislativo está unido al poder ejecutivo en la misma persona o en la misma institución, no hay libertad, porque se puede temer que el monarca o el Senado promulguen leyes tiránicas para hacerlas cumplir tiránicamente.

Tampoco hay libertad cuando el poder judicial no está separado del legislativo ni del ejecutivo. Si va unido al poder legislativo, el poder sobre la vida y la libertad de los ciudadanos sería arbitrario, pues el juez sería al mismo tiempo el legislador. Si va unido al poder ejecutivo, el juez podría tener la fuerza de un opresor.

Todo estaría perdido si el mismo hombre, el mismo cuerpo de personas principales, de los nobles o del pueblo, ejerciera los tres poderes: el de hacer leyes, el de ejecutar las resoluciones públicas y el de juzgar los delitos o las diferencias entre particulares.


ENTRADAS RELACIONADAS:








martes, 27 de marzo de 2012

El voto de los andaluces



El 26 de marzo del 2012 los españoles adelantaron una hora su reloj. Los andaluces podían haber aprovechado y haberlo adelantado más de treinta años, pero no lo hicieron. Al grito “¡Vivan las caenas!”  la mayoría de los andaluces optaron por más socialismo, pero ahora  endulzado con una dosis de comunismo radical subvencionado. El 26 de marzo la mayoría de los andaluces no optaron por el progreso con base en la autonomía personal, por el trabajo, por la libertad y por la razón. 

La ideología pseudorevolucionaria ha ganado a la democracia. La mayoría de los andaluces, puño en alto, quieren seguir siendo subsidiados  y se pasan por el forro de los cojones eso del esfuerzo, la austeridad y la responsabilidad. Para ellos la fiesta del trinque y del “me lo llevo …” tiene que continuar mientras existan españolitos dispuestos a prestarles la pasta y “otra de gambas…..”

En Andalucía la corrupción no importa, es algo con lo que se vive y de lo que se vive cada día. El poder absoluto corrompe absolutamente, pero el poder eterno corrompe eternamente. La corrupción es algo innato y normal en el socialismo. Sólo la mayoría de los andaluces son responsables de esa corrupción por haber elegido en el pasado y por haber elegido ahora continuar cuatro años más a los pies de los que se lucran descaradamente ¿Y a cambio de qué? A cambio de recibir la piltrafa.

Y es que ya son varios decenios de difusión de consignas marxistas por colegios, institutos, universidades, televisiones públicas y prensa pseudogratuita, donde los jóvenes y no tan jóvenes, más que enseñados o informados, son adoctrinados; más que instruidos son formados, en una sensibilidad política de socialismo de izquierdas. Y como ejemplo, el siguiente:








La mayoría de los andaluces, con la hoz y el martillo en la mano, no han votado rojo bermellón por estar asustados de la derechona. Lo han hecho para que se siga repartiendo el erario público a espuertas. Lo han hecho para mantener el nepotismo. Han votado más de lo mismo para no perder su puesto de trabajo en la Administración Pública conseguido a “dedo” o, incluso, con la esperanza de que en el futuro “La PSOE” coloque a la familia entera.

La táctica ha sido simple:  apostar por una recomposición de la fuerza al estilo del Frente Popular; sumando el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) e Izquierda Unida (IU), que juntos conforman una más que suficiente mayoría absoluta.

El PSOE andaluz, carcomido por la herencia de Suresnes y ahogado en su propia degeneración e ineficacia, se licua de gusto por el triunfo. Sabe que a su siniestra está la incombustible IU que le hará prolongar unos añitos más su “régimen”, siempre a cambio de alguna Consejería de Urbanismo o algo parecido para no perder las mariscadas y los Doritos.

Andalucía ha elegido libre y democráticamente más socialismo de izquierdas. Un socialismo poco ético e ineficiente que ha mantenido a esa región en la cola de las regiones de España, en cuanto a  desarrollo económico y  bienestar social. Todos los andaluces, por igual, sufrirán las consecuencias de tal decisión. Adiós al sueño de una región cohesionada, equilibrada y próspera. Adiós al sueño de acabar con su división interna, con eso que se denomina la Andalucía pobre y la Andalucía rica. Y digo esto porque es escalofriante pensar que el 90% de sus municipios no alcanza la renta andaluza, que ya de por sí es baja con respecto a otras regiones españolas,  a pesar de que desde 1982 el PSOE ha disfrutado en Andalucía de presupuestos elevados gracias a la  solidaridad nacional  y  a la generosidad europea, sobre todo del contribuyente alemán, al que se le debería haber erigido un monumento en cada pueblo andaluz.

Lo triste es que ni siquiera la evidencia de que ya no queda pasta para casi nada y, por tanto, tampoco para migajas en forma de subsidio y subvención, ha hecho recapacitar a la mayoría de los electores andaluces.

Quizás con el agravamiento de la crisis económica, que los hundirá más en la miseria y el caos social, la mayoría de los andaluces se den cuenta de que el Estado no puede aguantarse sobre la base de que unos vivan a cuenta de otros; o de que casi todos cobren y casi nadie pague. Pero eso no sucederá. Lo que posiblemente ocurrirá, y esto es lo más peligroso, es que las masas no recapaciten y se echen a la calle tratando de imponer  “físicamente” la hoz y el martillo.

¿Pero cómo es posible que una región, donde el 17% del censo tiene un trabajo en la Administración Pública y una tasa de paro del 33 por ciento, va a seguir gobernada por los mismos tipos que lo han hecho durante más de 30 años? La propia pregunta lleva implícita la respuesta. Hablamos de una sociedad perezosa, guerracivilista, envidiosa, aborregada, subsidiada y cobarde. Es un caso puro de clientelismo y complicidad ciudadana. Hablamos de una mezcla entre feudalismo y agencia de colocación  denominada coloquialmente  “La PSOE”, financiada por el contribuyente español. Para colmo, algunos gilipollas aún dicen que la dictadura de Franco duró demasiado. El PSOE en Andalucía ha batido el record y extenderá en el tiempo su régimen despótico con la ayuda de los marxistoides de Marinaleda. Eso si antes Andalucía no se va al carajo, puesto que las subvenciones y la emisión de deuda se deben acabar, porque entre otras cosas, ya no hay elecciones en Andalucía dentro de 4 meses ¿Lo vas captando Sr. Rajoy?

Los andaluces siempre han sido tratados por el gobierno de la Junta como si de unos borregos en manada se tratara. Es decir,  la principal política del régimen instaurado en Andalucía por el PSOE ha sido eliminar la democracia y convertir a la inmensa ciudadanía andaluza en meros vasallos que votan cada cuatro años.

En las elecciones andaluzas del 26 de marzo del 2012 ha fracasado la opción de las libertades, de apostar por el verdadero progreso, la excelencia y la igualdad de oportunidades; triunfando el progresismo relativista, poco ético, populista y revolucionario.

¿Y ahora díganme ustedes cómo “la PSOE” y los comunistoides de Marinaleda van a hacer sus políticas populistas y clientelares sin el colchón subvencionado de bienestar que el Estado les ha facilitado hasta ahora? Un colchón de agua que reventará y ahogará a todos los que han saltado sobre él y a los que, con simpatía o cabreo, contemplaban el espectáculo. Pena me da de los pobres andaluces bizarros, independientes, responsables, reflexivos  y honrados; cuyo mayor pecado ha sido nacer en una maravillosa región llena de borregos, zopencos, mangutas y paniaguados.

También es lamentable que la política nacional del Gobierno del Partido Popular (PP), presidido por Mariano Rajoy, haya estado supeditada a las elecciones andaluzas. Una política basada en el diálogo con descerebrados, de perfil bajo, de no hacer nada que moleste no sea que el pueblo andaluz pensara que los del  PP tienen intenciones de hacer reformas  que pican aunque beneficien a  la ciudadanía española, debido a la mierda de herencia económica y social dejada por el iluminado de Zapatero. Las consecuencias de esta estrategia arriolesca, mantenida desde el 20N, han sido cientos de miles más de parados; cientos de miles de empresas y negocios cerrados en todo el territorio nacional; ciento de miles de votos menos en Andalucía que en el 2008, cinco puntos menos respecto a las últimas elecciones generales; una huelga general organizada por unos sindicatos sectarios y financiada por Mariano Rajoy puesto que les sigue subvencionando a esos parásitos; así como la imposibilidad de recuperar, durante otros cuatro años más una región que merece lo mejor si algunos no estuvieran impidiéndoselo.

El PP del D. Javier Arenas no ha conseguido que la sociedad andaluza despierte de su anestesia ideológica de manipulación y falsedades, la primera de las cuales era simular el rancio socialismo con una falsa democracia. El socialista de derechas del Sr. Arenas, no ha conseguido que la ciudadanía andaluza se transforme en una ciudadanía normal, crítica y reflexiva, de esas que tiene cualquier país civilizado. El Sr. Arenas no ha impedido que la maquinaria de propaganda ideológica, cultural y educativa siga monopolizada por los socialistas de izquierdas. El Sr. Arenas ha fracasado porque la sociedad andaluza ha optado por la inercia en lugar de por el cambio.

El  socialdemócrata Sr. Arenas ha perdido porque  la sociedad andaluza apuesta por la pastueña servidumbre institucional en lugar de reivindicar  el saneamiento y la higiene cívica. El fracasado (por 4ª vez) Javier Arenas, nunca fue el candidato del PP más óptimo, puesto que  nunca dijo claramente la forma de terminar con el despilfarro de dinero público que existe en Andalucía. Su actitud mansa y maricomplejín le ha pasado factura. La mayoría de los andaluces han dicho que para socialismo ya está el de “La PSOE”. Por eso, a pesar del desastre económico y social en la que está sumida la comunidad autónoma, la mayoría de los andaluces han optado por más de lo mismo, si acaso acentuado con un giro radical a la izquierda en beneficio de IU.

La mayoría de los andaluces han renegado de la responsabilidad, el raciocinio, el coraje y la ilustración que son los mayores capitales humanos que tienen las verdaderas sociedades democráticas. El conjunto de esos valores determinan al ciudadano activo de las sociedades avanzadas donde abunda la Libertad y el progreso. La ciudadanía andaluza disfrutaba hace más de 3 décadas de esos valores, pero lamentablemente, se vieron mermados progresivamente desde el primer año de gobernar el  socialismo de izquierdas. Un sistema político obstinado en la transformación de la pluralidad individual en una colectividad amorfa y apesebrada.

El maricomplejín PP de Mariano Rajoy no ha sido capaz de apostar claramente por la única política que puede sacar a Andalucía y a España de la miseria moral y económica en la que se ahogan. Mariano Rajoy no ha sido capaz de apostar por el liberalismo. Una gestión política que se fundamenta en la autonomía personal, en la sociedad abierta, en un programa de desarrollo económico muy poco intervencionista pero muy eficiente, productivo y competitivo. Una forma de hacer política donde el Estado es mínimo con el fin de maximizar las libertades de los ciudadanos. Una política liberal que sólo puede funcionar con un  Estado con separación de poderes e imperio de la Ley. Mariano Rajoy no sabe o no quiere regenerar ética y democráticamente las instituciones acostumbradas a servir a los partidos políticos antes que a la ciudadanía.

Mariano Rajoy no sabe defender la España unida y común; postrándose rendido ante los tipejos que conforman el nacionalsocialismo caciquil y que quieren una España  partida, disgregadora, asimétrica y rendida. Por ahora,  los españoles que viven al norte de Despeñaperros tendrán que fastidiarse con los “griegos” andaluces contemplando cómo les arrastran un poco más pendiente abajo. Mariano Rajoy podría evitarlo si se arma de valor y hace lo que hay que hacer, pese lo que les pese a esos andaluces subsidiados y “colocaos” a dedo, así como a la diversa fauna sindical subvencionada que está ahora más eufórica que nunca.
¿Cómo es el comunismo andaluz al estilo de Marinaleda?






Al Andalus, así será la Andalucía del futuro




ENTRADAS RELACIONADAS:


























Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2