Reflexión para hoy:

     

lunes, 1 de febrero de 2010

Mi tía Angelina no va a cobrar pensión de jubilación


El funcionamiento de las pensiones públicas es el mismo que el del clásico timo de la pirámide. Cada trabajador que cotiza paga la pensión de otro ya retirado, así como su asistencia sanitaria y medicamentos.

Como la natalidad se está reduciendo aceleradamente están disminuyendo también los ciudadanos que cotizan. En cambio, aumentan progresivamente el número de las personas que van a percibir prestaciones por jubilación salvo que apliquen la eutanasia forzosa como ya ha hecho la pseudoprogresía en algún hospital público para acabar, con la excusa de ofrecer una muerte digna, con el problema de la insuficiencia de camas.

El sistema de pensiones esconde en sus entrañas las bases de su ruina, pues depende de generaciones nuevas para mantenerlo, lo que condiciona bastante que realmente pueda funcionar en un futuro, ¡y no esperen a que los inmigrantes, como decían algunos imbéciles, les van a solucionar el problema puesto que éstos se trasladarán donde mejor futuro tengan y España no presenta un panorama para asegurar el futuro de nadie!.

Tampoco esperen que un crecimiento de la población nativa insufla esperanza a los ilusos que aún sueñan con jubilarse con pensión después de cotizar toda su vida, puesto que las políticas de los indeseables que gobiernan están orientadas a la destrucción de la familia y al aborto libre.

Es inevitable la quiebra del sistema de Seguridad Social, porque cada vez somos más longevos y habrá menos ciudadanos jóvenes obligados a soportar el sistema público. Es obvio que éstos tendrán una gran carga que difícilmente podrán aguantar, sin olvidar que la castas populistas que nos desgobiernan y que tienen más peligro que un pelotón de fusilamiento en círculo, son una pandilla de manirrotos cuando se trata del dinero del contribuyente.

Como he dicho, el sistema de pensiones funciona igual al del clásico timo de la pirámide, en los cuales se engatusa a la gente con suculentos beneficios a cambio de un pago inicial. Esas ganancias se abonan con las aportaciones iniciales de los nuevos incautos que entran. Pero, como todos sabemos, al final entran en el negocio menos “primos” que los necesarios para pagar, a todos, los beneficios prometidos. Entonces todo salta por los aires.

Siempre he dicho que una forma de hacer enemigos en poco tiempo es reivindicar la supresión del sistema de pensiones público el cual debe ser sustituido por un sistema de capitalización privado y voluntario que sustituya al público de reparto y, de paso, acabar con la asistencia sanitaria pública obligatoria, instaurando en su lugar el cheque sanitario para que la gente, ya que paga impuestos coactivamente, pueda optar, con libertad, por la sanidad privada o por la sanidad pública.

Con la monserga de la Seguridad Social para todos, pública y “gratuita” (¡ un carajo, la pagamos muy bien con nuestros impuestos !) la casta política parasitaria se ha flotado las manos durante décadas. Esto es así porque el sistema de Seguridad Social facilita a los iluminados de turno que gestionen el Estado un conjunto de poderes que les sería difícilmente alcanzar de otra forma. Mantener el sistema de Seguridad Social conlleva un poder fiscal enorme y con tendencia a aumentar con el tiempo de forma descomunal porque, como descaradamente dicen los demagogos de la política, ¡Con la salud y las pensiones no se juega!. Así, éste robo institucionalizado se soporta en un monstruo burocrático que se retroalimenta con el propósito de perpetuarse de forma indefinida.

Se roba sin pudor a todo aquel ciudadano productivo con el pretexto de mantener “el monstruo” asfixiando así a la sociedad y, de esta forma, el político populista recoge la cosecha de su poderoso invento: más poder y financiación para construir la sociedad de sus sueños. La coartada es perfecta.

Es un hecho que no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo, pero a una gran mayoría de ciudadanos mediocres y apesebrados sí lo han hecho durante años. El sistema público de pensiones es la prueba. Este sistema constituye un timo de grandes proporciones. El sistema piramidal es un delito tipificado para las empresas privadas que lo fomenten, pero es completamente legal para “Papá Estado”, además de obligatorio para todos. ¿Cuándo has dado tú el consentimiento para participar en tal aberración?

Somos esclavos de un Estado gestionado por una casta política parasitaria y cuando éstos descerebrados, por su ineficacia, negligencia y corruptelas, lo arruinan os hacen pagar el estropicio con más impuestos o deuda, hipotecando el futuro de vuestros hijos o, incluso, plantean alargar la edad de jubilación para que estiréis la pata en el lugar de trabajo y ahorrarse así la pensión. ¡Pero que jeta tienen estos tiparracos!

¿Qué se puede esperar de la casta política parasitaria cuyos intereses temporales nunca van más allá de los cuatro años que hay entre un proceso electoral y el siguiente? La casta política es perversa y cobarde, por lo que nunca asumirá los riesgos de una medida altamente impopular entre la masa aborregada, como el desmantelamiento del sistema piramidal. La casta política parasitaria siempre pensará que se puede estirar más el invento hasta que no de más de sí. Entonces que lo solucione quien esté en ese momento acaparando el poder. ¡Tu futuro les importa una mierda!

La clase política parasitaria lo que pretende es conservar su poder y control sobre unos suculentos fondos que además pueden ser utilizados para crear el voto cautivo, es decir, para comprar a futuros votantes-cotizantes con la falaz idea de que ellos son muy buenos, ellos son los que pagan las pensiones a los trabajadores, cuando son los trabajadores en activo, no el Estado, los que se pagan sus propias pensiones; y tal como va la cosa, difícilmente van a disfrutar cuando se retiren del mundo laboral si les dejan retirarse o no le aplican el suicidio asistido.








http://www.goear.com/listen/52f21bb/la-jubilaciã³n-lodicecincinato








http://www.goear.com/listen/94063bc/pensiones-y-corralitos-lodicecincinato.tk

2 comentarios:

  1. A trabajar y a ahorrar como hormiguitas.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones, ha acertado Vd. de pleno en el análisis del problema.
    Es frustrante que, después de cotizar obligatoriamente durante largos años a la S.S.,
    le vayan a decir a uno que "los empleados actuales le pagan a Vd. la pensión", como si no hubiera pagado previamente su retiro el pensionista.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2