Reflexión para hoy:

     

sábado, 3 de julio de 2010

¿Derecho a la vida o derecho a matar?

Algunas personas, de forma contradictoria, afirman con simpleza que “el embrión humano será una persona, pero que de momento no es nada” y digo yo, ¿cómo se puede ser persona sin serlo?

Ciertas afirmaciones mediocres confunden simples células con embriones. Son fruto de no haber repasado un libro de texto de esos que los niños llevan al colegio en sus mochilas, donde se explica que un óvulo o un espermatozoide son simples células, pero cuando se juntan forman un embrión humano

Desgraciadamente, muchos ciudadanos están empezando a imitar a aquellos impasibles europeos del siglo pasado que limpiaban las cenizas de sus ventanas, las cuales procedían de la incineración de seres humanos asesinados en los campos de exterminio próximos a sus hogares. Recordemos por un momento que sucedía en la Alemania nacionalsocialista de Hitler, en la que no se consideraban seres humanos a la población judía y la mayoría de la gente lo acataba sin importarle, lo más mínimo, la vida de aquella gente que moría despiadadamente ante sus ojos.

Otro caso sería el del genocidio de Ruanda en la que para una mayoría de la población Hutu tampoco consideraban seres humanos a los que pertenecían a la minoría Tutsi, así su conciencia estaba tranquila cuando les cortaban el cuello a machetazos. Siempre se ha abortado, se aborta y, con total seguridad, se seguirá abortando pero eso no es argumento para tomarlo como un hecho de poca importancia y algo normal como podría ser, para muchos, orinarse mientras se duchan. Nadie decide por ti, en cuanto a mantener vivo o matar a tu hijo. El nuevo ser confía plenamente en sus padres, depende de ellos, es lo único que tiene en este mundo.

Matar a vuestro hijo por el hecho de que sea muy pequeñito sólo va a depender de vosotros y vuestra conciencia. No es una cuestión de ser conservador, socialista, liberal, cristiano, judío o musulmán. Un estimado seguidor de mi blog me manifiesta lo siguiente:

 Un óvulo tiene aproximadamente 0,1mm de diámetro. Es decir, si coges una regla y te la pones cerca, verás que realmente el espacio entre un milímetro y el siguiente es bastante amplio, y que si pusieras 10 puntitos en fila india en medio, los podrías llegar a ver a simple vista. Si ahora coges la placa y la tiras a la basura son 30 años de cárcel por homicidio Esa cosa que no sabe nada, ni se entera, sólo es un "algo", que sí, que es vida, será una persona, y es único y valioso. Pero no me digas que su vida puede valer lo mismo que el que tu hijo tenga 22 años, venga de estar terminando sus estudios en Oxford todo ilusionado, con chiribitas en los ojos, sea un tipo estupendo, y pase un colombiano por un parque y por robarle el reloj le pegue 2 tiros sin siquiera decirle ni pío”.


Aquí mi amigo incluye en la exposición de sus dudas sobre el derecho a la vida del embrión la respuesta que está buscando. Es decir, plasma con el ejemplo el resultado cruel al que podemos llegar cuando no tiene importancia la vida. En base a esa forma de ver la vida el desastre está garantizado. Seguramente para ese colombiano y muchos más canallas como él, la vida de ese hijo de 22 años, universitario, guapetón y con futuro tenga la misma importancia que mi amigo le da al embrión humano no nacido. Para el delincuente colombiano pegarle dos tiros a tu hijo significa lo mismo que lo que ha pensado mi amigo cuando tiraba a la basura la placa que contenía un embrión humano vivo porque, según él, no valía nada.

Muchas personas me argumentan en debates sobre el aborto que “una pareja no mantienen relaciones sexuales para luego ir a abortar”. Por supuesto que tienen razón, pero lo que nunca dicen es que esa pareja lo que no tienen es responsabilidad de sus actos puesto que papá Estado siempre les facilitará el aborto. Hacerse una paja, es decir, masturbarse en lugar de follarse a la primera persona que pase por delante cuando se tiene un calentón, no depende de ser rico o pobre, socialista o no, católico o ateo sino de inteligencia y sentido común, algo de lo que carecen muchos de los liberticidas que se apuntan a la historia aberrante del aborto libre, gratuito y universal. Repito, el derecho a la vida no es cuestión de partidos políticos, ideologías, ni religiones sino un derecho esencial por el que nos tenemos que regir todos los seres humanos, incluso los ateos o los liberales, porque matar no es progresista, porque debemos respetar la vida de todos los seres humanos, incluso la de los que miden muy pocos centímetros.

Se ha demostrado que la sociedad civil sigue existiendo y que no todos los ciudadanos están dormidos o anestesiados por obsoletas ideologías totalitarias sustentadas en el terror y la muerte. Sin embargo, una inmensa mayoría de ciudadanos aún están confundidos o no poseen ninguna convicción sobre el tema pero, desgraciadamente, terminan optando por la comodidad y no por la ética, es decir, eligen la muerte del más débil, la muerte del ser más indefenso, la muerte de una inocente criatura que nunca se va a revolver contra sus padres. Los socialistas siempre tienen presente en su cabeza lo de liquidar a la gente que les sobra utilizando el paredón, el suicidio asistido o no permitiéndola nacer, como en el caso de su maldito derecho al aborto.

El gobierno de Zapatero, como todo gobierno socialista, es necrófilo, pudo empezar a gobernar gracias a los 192 asesinatos cometidos en un 11 de Marzo maldito, abandera la práctica de la eutanasia en hospitales públicos y defiende sin escrúpulos el aborto libre, que como todos sabemos es el anticonceptivo final y único de todos los sistemas socialistas totalitarios que ha sufrido la humanidad en el siglo XX. En toda democracia liberal lo que debe prevalecer es el respeto a la vida y la libertad de elegir.

La sentencia “Socialismo o muerte”, tan usada por Hugo Chávez y sus acólitos, ya lo dice todo. Ni respetan la Libertad ni la vida. Así es como son y no lo pueden ocultar. El marxismo, ya se sabe, se creía en posesión de una verdad absoluta dirigiendo los destinos del pueblo. Desgraciadamente, para sus seguidores sectarios la historia les ha caído encima pero, desafortunadamente, no antes de llevarse por delante a millones de disidentes. El siglo pasado es el siglo que más se ha masacrado a los hombres con la falsa bandera del progreso, la igualdad y la justicia social. La historia del pasado siglo descansó sobre un programa totalitario del cual se desprendía el material humano excedente. Así lo hizo y también lo dejó escrito.

El socialismo siempre consagrará el terror como arma política sacrificando sin pudor a seres humanos. Son gente cruel que desprecian lo más sagrado de la persona: su vida. Canallas que priorizan los derechos del más fuerte en contra de la defensa del más débil. Miserables que se ocultan detrás de leyes que huelen a muerte renunciando así a cualquier sentimiento de culpabilidad. En este sentido, el respeto a la vida se sustituye por la fe en el partido. El derecho a la vida, genuino derecho absoluto junto al de la libertad, es reemplazado por las consignas del catecismo socialista. La cultura de la muerte del socialismo radical supone un suicidio colectivo.

Si los gobiernos del mundo lo fomentan con el silencio de la ciudadanía, es muy probable que nuestra sociedad y forma de vida, la que actualmente conocemos, desaparezca. Existe una clara tendencia para constituir un nuevo derecho basado en otorgar a algunos descerebrados el poder para matar. Ahí están las leyes de ampliación de la despenalización del aborto y de impunidad para algunos supuestos del suicidio asistido. ¿Existe un aborto bueno y un aborto malo? ¿Podemos pensar como la gentecilla que lidera el PP que el aborto es un crimen a veces y otras no? ¿Podemos asesinar a un niño porque lo diga el PP y a otros no porque no le parece bien? ¿Cómo alguien, como si fuera una deidad, puede decidir sobre la vida de otro? Así, en un momento dado, habrá personas que ostenten el poder para terminar con la vida de otros.

Por tanto, si se acaba con la vida también se acabará con toda libertad y derecho. Esta es la aportación progresista del socialismo del siglo XXI. No se trata sólo de abortar o no, sino de garantizar o no el derecho a la vida por ser un derecho fundamental de todo ser humano. Que un gobierno garantice el derecho a la vida para casos concretos o colectivos específicos es una aberración. Ese es el terreno peligroso en el que debemos impedir que nos metan.

No debemos valorar la insignificancia de ese ser humano por su tamaño, edad, color, religión u otra característica que lo haga diferente a la mayoría. No existen seres humanos a medias, ni unas personas son seres humanos más completos que otros. O se es un ser humano o no se es. Esta es la base que debemos tener en cuenta para reflexionar sobre el tema. Para mi, el derecho a la vida siempre prevalecerá sobre el derecho a la Libertad, entre otras cosas porque sin vida no hay Libertad, como es obvio.


YOUTUBE HA VUELTO A CENSURARME DOS VÍDEOS. EN ESTA OCASIÓN LOS QUE TRATAN EL TEMA DEL ABORTO.

Esta es la comunicación que me ha enviado:

ATENCIÓN Los siguientes vídeos de tu cuenta se han desactivado: o Son seres humanos - (lodicecincinato) o Ellos nunca se rebelan contra ti - (lodicecincinato) A veces, se cometen actos violentos y es inevitable que algunos de esos sucesos aparezcan en YouTube. Sin embargo, YouTube no es un sitio destinado a la publicación de imágenes desagradables. Te pedimos que no publiques vídeos espeluznantes de accidentes, cadáveres o escenas similares que tengan la finalidad de causar una sensación de conmoción o repulsión. Fecha de recepción: 20 de septiembre de 2010


Es lamentable que comparen el genocidio que supone el aborto libre con accidentes fortuitos. Los videos censurados no los publiqué en YOUTUBE con una intención morbosa, sino para concienciar a la gente lo que supone la atrocidad de fomentar “la barra libre” del aborto.



En los siguientes enlaces puedes descargarte los vídeos censurados y otro que he desactivado de YOUTUBE con la intención de evitar que me cancelen la cuenta.


http://www.mediafire.com/?2wwc792t52y9mq2


http://www.mediafire.com/?e7dq6dz62d22ehz


http://www.mediafire.com/?aak34cacmk3op4n


Entradas relacionadas:


-Aún siguen cayendo las cenizas de los inocentes


http://lodicecincinato.blogspot.com/2009/10/aun-siguen-cayendo-las-cenizas-de-los.html












-Para evitar los embarazos no deseados y practicar el sexo seguro: Pajín


http://lodicecincinato.blogspot.com/2009/05/para-evitar-los-embarazos-no-deseados-y.html



5 comentarios:

  1. Vengo justo de hace pocos días de otro blog, de este mismo debate, donde yo era el único que defendía esta libertad.

    Considero que la defensa de la penalización aborto es la línea que termina de diferenciar al conservador o liberal-clásico del liberal-libertario.
    (Progresista no soy ni seré jamás. Es un credo tramposo, misántropo y diseñado para el engaño)

    ------

    La cuestión del aborto, es una cuestión de Derecho, no moral.

    En este sentido me recuerda a otras cuestiones como las drogas. Las drogas son malas, y yo prohibiré a mis hijos no se droguen, e intentaré convencer a los demás para que no se droguen. Pero no tengo el Derecho para iniciar la agresión (policía armada, cárcel, secuestro, etc.) contra alguien que finalmente decide drogarse. Las drogas deben todas despenalizarse.

    .

    El aborto es técnicamente un paralelismo.
    Tu posición moral individual respecto del aborto la respeto y defiendo. Conste este punto muy claro, porque luego se suele olvidar.

    Lo que no puedo compartir es que dicho criterio moral personal sobre este tema concreto trates de imponerlo por la fuerza a los demás, mediante Código Penal, o por el procedimiento que fuere.

    Yo procuraré con todos mis recursos razonables evitar y/o prevenir que mis hijos no aborten, y recomendar a otros evitarse eso (que por otro lado la gente no es tonta y ya sabe que no es plato de buen gusto). Pero no tengo derecho a forzar la gestación a la mujer de mi vecino, coercitivamente y con amenazas.

    -----------------

    Volviendo a la placa de cristal de laboratorio:
    Si tienes esa placa de microscopio, pones un óvulo y un espermatozoide, los empujas un poco y se unen, y tiras la placa, ¿homicidio y 30 años de cárcel?

    No tiene mucho sentido, ¿verdad?

    Si no es así, entonces tenemos que admitir COMO MÍNIMO una teoría de gradualidad. En cuyo caso, lo MÍNIMO aceptable es una ley de plazos que, aunque intervencionista y liberticida igualmente, contempla al menos PARCIALMENTE esta obviedad de Derecho.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. De otra parte decir que un ser humano vivo pueda ser eliminado, es decir, matado o asesinado, es lo mismo que decir que puedan realizarse actos de disposición sobre su vida, o sea, sobre él. Eso convierte al ser humano en una cosa con la que se pueda comerciar (oveja, cerdo, vaca, huevos de gallina). En el fondo de todo este asunto llegamos a la pregunta de si pueden realizarse actos de disposición sobre seres humanos: consumo, compraventa, alquiler... No habiendo una guerra de por medio, ni concurriendo supuestos de legítima defensa o de estado de necesidad justificante, para aceptar el aborto o la pena de muerte, primero hay que pasar por aceptar la esclavitud. Y a eso vamos aunque por el camino inverso: primero libertad para matar para permitir disponer sobre la vida de otros seres humanos y después, quien puede lo más, puede lo menos: esclavizar.

    ResponderEliminar
  3. diga usted que sí...además, todos los que se llenan la boca contínuamente de "derechos" parece mentira ya que no existe un DERECHO superior a SER y EXISTIR...

    ResponderEliminar
  4. Sr. Nomegustalapolítica: La diferencia entra la droga y el aborto es que en el primer caso las consecuencias negativas recaen directamente sobre la persona drogadicta, que es la única culpable de su situación; sin embargo, con el aborto siempre recaen en el más inocente.

    ¿Conocías la siguiente definición del aborto?

    “El aborto es cuando entran dos personas juntas en una clínica de planificación familiar y siempre sale una con vida”

    Yo nunca encarcelaría a una mujer por abortar. Es más, no soy partidario de la institución carcelaria tal como la concebimos hoy en día. La gente debe asumir su responsabilidad por el daño cometido a terceros de una forma más eficiente y educativa, sobre todo, resarciendo a las víctimas.

    También, hay que dejar claro, que la pareja que decida abortar su hijo que lo haga por su cuenta y, si no tiene medios, que trabaje. En la vendimia y en la recolección de la aceituna o de la fresa siempre se necesita gente. Digo yo que sin son capaces de follar siguiendo las posturas del kama Sutra, también serán capaces de doblar el espinazo para coger los racimos de uva en una viña. Pero nadie, de ningún modo, debe obligarnos a financiar su capricho sangriento.

    Es más, muchas parejas que quieren matar a su retoño deberían ver en una pantalla como se está haciendo la intervención, luego observar directamente a la criatura que estaba dentro del vientre. Deberían mostrarles ese cuerpecito descuartizado o quemado por una solución salina. Algunos comprenderían que no se trata de quitarse un simple quiste como muchos mediocres creen o quieren creer que es un aborto.

    Cuando la pareja contemple al diminuto ser humano retorcido, la conciencia y no el miedo a la cárcel, será suficiente para hacerles reflexionar sobre el tema. Sobre todo, para que la próxima vez se masturben recíprocamente o utilicen varios anticonceptivos a la vez (pildora, espermicida y condón) en días no fértiles, antes de decidir follar a pelo con el riesgo de concebir otro ser humano cuyo destino será la tijera quirúrgica. Y si reinciden deberían pensar en la necesaria ligadura de trompas y la vasectomía. Mucha gente responsable se la han hecho y nunca han abortado. ¡Cojones, soluciones hay!

    Algunos diréis siguiendo la consigna progre: ¿Que hacemos en el caso de una minusvalía del feto o si se ha producido una violación?.

    Nunca esto debe justificar el genocidio infantil o el aborto generalizado; puesto que el porcentaje que corresponde a estos casos es mínimo. No existen en España miles de violaciones semanales que acaben en embarazo o miles de minusvalías del feto diagnosticadas con fiabilidad. La realidad es distinta: ¡si que existen miles de abortos semanales que se hacen por comodidad e irresponsabilidad de dos descerebrados que tienen un calentón después de salir de la discoteca!.

    Para ayudar a los padres con hijos con síndrome de Down o con minusvalías físicas existen los servicios sociales. Dejemos de financiar las suntuosas estancias en residencias públicas o concertadas, los medicamentos y los viajes a Benidorm a jubilados que disfrutan de un patrimonio considerable, pensiones superiores al salario medio y otras rentas con las que podrían pagárselo ellos mismos; destinando el dinero del contribuyente a los que realmente lo necesitan.

    Para el caso de las violaciones, la sociedad debe ocuparse de ayudar a la mujer durante el embarazo y de facilitar la adopción del niño no deseado. Para el violador existe la vasectomía “voluntaria” y, en último término deberíamos ir pensando en la castración física si es un cabroncete reincidente cuyo esperma, con su ADN identificado, lo sigue introduciendo periódicamente y a la fuerza en difentes vaginas no interconectadas entre sí.

    La pena capital no debemos aplicarla nunca a nadie, y menos, al más inocente, que es el ser humano que se está gestando en el vientre de una mujer.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2