Reflexión para hoy:

     

domingo, 9 de enero de 2011

Alegato a favor de la tenencia de armas de fuego








Todos los días escuchamos gilipolleces de la casta política amplificadas en los medios de comunicación de masas. Desgraciadamente, los palmeros que loan sus estupideces se han acostumbrado a repetir las mismas gilipolleces.

Es paradójico contemplar a esos liberticidas defender perversamente el derecho a la vida y, a la vez, no otorgar el derecho a que uno se proporcione los medios para conservarla, sin perjuicio de que fomentan, día tras día, la barra libre del aborto.

Todo ciudadano libre posee el derecho a defender su vida, la de su familia y su propiedad privada con los recursos que estime convenientes siempre que no perjudique a un tercero, salvo que éste sea el que pretenda vulnerar su integridad física, la de los suyos o robarle lo que tiene. Esta es la razón por la que, entre las necesidades del ser humano, existe una necesidad vital que le ha acompañado siempre a lo largo de la historia, me refiero a la necesidad de seguridad.

El derecho a la vida es el derecho a procurársela y a defenderla. Por tanto, la autodefensa es parte de los derechos fundamentales del hombre.

Toda agresión a la libertad de tenencia de armas es tan reprobable como los ataques a cualquier otra de las libertades básicas del ciudadano.

La civilización tiene su base en la limitación de la violencia con la finalidad de que cada ciudadano alcance sus metas de bienestar respetando al prójimo y sin preocuparse por su integridad física ni de que los frutos de su esfuerzo sean robados. Cualquier intervencionismo del Estado colectivo que ponga en peligro lograr la felicidad de un individuo respetuoso con la Ley y con sus semejantes distorsiona las bases de la civilización.

Desde la prehistoria, la simple amenaza del uso de un arma reveló su idoneidad como instrumento para la defensa. Sin embargo, una caterva de pseudointelectuales subvencionados disfrazados de falso pacifismo han manipulado conciencias ajenas con el propósito de inocular la idea de que un arma no es un simple artilugio de metal y plástico, que las guerras las provocan las armas, que sin armas no habría guerras. ¡Si alguna vez una escopeta de caza declara la guerra a alguien avísenme para subir el video a YOUTUBE!

¡Escuchad mastuerzos!: Las guerras sólo las provocan los hombres por intereses económicos, religiosos, raciales o políticos, nunca las armas utilizadas; que no son más que objetos inertes en el conflicto ya sean las piedras en los tiempos del hombre del cromagnon, o los fusiles de asalto en la actualidad. Las armas únicamente calibran las fuerzas de los bandos enfrentados pero no son la causa de los conflictos bélicos. Los seres humanos son los que matan a sus semejantes, no las armas; ya sean o no de fuego que, vuelvo a repetir, son objetos inanimados que carecen de raciocinio.

Un ciudadano respetuoso con la Ley y armado no es un peligro público. Sigue siendo un ciudadano honesto pero más libre, sin miedo; puesto que sabe que tiene las mismas oportunidades, no menos, que su posible agresor. Por eso se dice que Dios creó a los hombres y Samuel Colt los hizo iguales.

El número de personas honestas y bondadosas que desean tener un arma de fuego que le facilite su defensa se está incrementando progresivamente, y esto es así porque sienten que el Estado no cumple con su función de brindar seguridad. Saben que el Estado ha fracasado en su misión de desarmar a ladrones y terroristas ¿Cuántas veces hemos visto y seguiremos viendo en los telediarios noticias de incautaciones de armamento o actos delictivos protagonizados con un arma de fuego?

La violencia no es practicada por quien compra un arma para defenderse, después de pasar unos controles severos y prepararse con rigor para poderla utilizar responsablemente; sino por quien la usa clandestinamente para robar o ejecutar actos terroristas. Desarmar a todos los ciudadanos honestos sin poder desarmar a los criminales como es obvio, manteniendo la ineficiencia estatal en materia de seguridad es condenar a los ciudadanos víctimas a un destino pernicioso.






¡OOh! ¿Las armas matan?
Veamos….
OK ¡Arma mata, mata a alguien!
¡No seas tímida!
Lo ves, las armas no matan a la gente. Es la gente la que mata a la gente.
Las armas sólo defienden a la gente que es atacada por otra gente armada.

NOTA: El pimentón (Paprika) también mata según dicen, pero antes alguien debe utilizarlo mucho en las comidas. El pimentón dentro de un bote es inofensivo al igual que un arma escondida en un cajón de la mesilla de noche.


CONTINUAR LEYENDO

11 comentarios:

  1. Lo suscribo. Tengo a derecho a tener un arma porque todos los cabrones y malnacidos del mundo ya tienen la suya...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El único arma que conozco es el ser humano y su voluntad de matar.
    El resto son vulgares herramientas.
    El mensaje contra las armas de fuego es una falacia que cala fácilmente entre las masas aborregadas.

    Aunque yo no me fiaría de la minifaldera con escopeta de la fotografía.
    Me da la impresión que no sabe de qué es capaz el cacharro que lleva.

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón, muy buena reflexión.
    Las armas son tan peligrosas como una llave inglesa o un cuchillo de cocina pero la progresía ha conseguido enturbiar la realidad (como de costumbre).

    Lo curioso es que han conseguido parecer los buenos cuando en realidad son los malos. Lo que hace el hambre de poder.

    ResponderEliminar
  4. Bueno Cincinato, que el 2011 nos colme de satisfacciones, de libertad. Mis mejores deseos
    Me encantó pasar por el blog, ahora se me dificulta tanto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo.
    Pero la tenencia de armas por parte de la población, sólo es posible e inofensiva, cuando la sociedad está organizada en forma de república de hombres libres. Donde el Estado sólo funciona como Estado defiende las libertades de cada persona y no se entromete en las vidas de los ciudadanos y donde la enseñanza no está controlada por el gobierno y prostituida por sus postulados, sobretodo el relativismo.
    Nos queda mucho camino todavía.
    Vivimos en un pais colectivista y absolutista. impregnado hasta la médula de relativismo con lo que, si fuese posible portar armas, suscriptores de público, del pais y adictos a la sexta, saldrían los domingos con sus pistolas a las puertas de las iglesias...

    ResponderEliminar
  6. Estos políticos, como siempre, amarrándoles las manos a los que si tuvieran un arma, montarían un nuevo belén. Pues estos días, han detenido a un ex-político en esta isla y resulta que el caballero tenia un arsenal de armas y munición sin permisos. Así que no me extraña nada que todos esos que nos lo prohíben al pueblo llano, tengan unos arsenales de espanto.

    ResponderEliminar
  7. Sr. Aspirante: He ido de caza con minifalderas como la de la foto y son tan buenas tiradoras como responsables en el manejo del arma.

    La cortedad siempre es peligrosa cuando la sufre el cerebro y no la falda. Nuestra amiga Maribeluca sabrá mucho más de esto seguramente. Un saludo y seguimos en contacto.

    ResponderEliminar
  8. Estimada Martha sobre todo Libertad, puesto que si no hay Libertad no existen satisfacciones salvo para el tirano y sus palmeros lameculos.

    Una bizarra venezolana como tú siempre serás bien acogida entre los anarcoliberales asilvestrados que pululamos por esta bitácora.

    ResponderEliminar
  9. Sr. Scabelum: No le falta razón. Lo que ocurre es que los liberticidas armarán a sus secuaces en el momento en que perciban que su poder está realmente amenazado; y no me refiero a perder unas elecciones de forma temporal, sino a que sientan que van a desaparecer definitivamente del panorama político español por deseo mayoritario y rotundo de una ciudadanía que se sienta asqueada con su presencia; pero usted y muchos que pensamos como usted no las tendremos en ese momento.

    Las armas sólo nos igualarían a todos, algo que no suele pasar en las situaciones más vitales. Recordemos como en los tiempos convulsos de la fracasada II República española un gobierno liberticida facilitó armas a los simpatizantes del Frente Popular con una rapidez inusitada. Incluso armó a un ingente número de criminales que, previamente, había indultado para ganar su simpatía y adhesión.

    Los numerosos robos, torturas, violaciones y asesinatos fueron los productos de esa aberrante decisión tomada por una casta política paranoica. Como señalaba un informe comunista, muchos bienes expropiados desaparecieron debido a los numerosos García Atadell que actuaban por su cuenta en nombre del gobierno revolucionario; gobierno que les había armado y dado carta blanca.

    García Atadell, al igual que tantos más de su calaña, utilizaba los archivos oficiales para elegir acertadamente a sus víctimas. La paradoja es que estos tipos puramente fascistas eran felicitados por su celo antifascista. A nadie del gobierno liberticida le preocupaba su violencia o amor a la propiedad ajena materializado en robos de joyas, obras de arte y dinero. Lo que ya no sentó tan bien fue su desaparición con el botín.

    En aquellos fracasados años de locura revolucionaria, Solidaridad Obrera decía lo siguiente: "La Iglesia ha de ser aniquilada. Las fuerzas armadas de la burguesía no pueden inspirar confianza. las armas han de estar en manos del pueblo trabajador...". El 1 de julio el Sr. Galarza dijo a Calvo Sotelo en las Cortes: "...la violencia puede ser legítima en algún momento. pensando en S.S. encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida", mientras Dolores Ibarruri gritaba: "hay que arrastrarlos", y ya sabemos lo que le ocurrió al jefe de la oposición.

    Desgraciadamente, para alcanzar esa república ideal de hombres libres, donde el Estado sólo funciona como Estado y defiende las libertades de cada persona sin entrometerse en las vidas de los ciudadanos, va a ser necesario implicarse en la lucha , sobre todo a través de las ideas. La lucha armada será el último recurso y los ciudadanos que quieran ser libres, no vasallos, no deberían descartarla ni olvidarla.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo cincinato, las armas deberían de ser legales, les facilitaría la labor a los GRAPO para meterle una bala en la nuca a gentuza como tú. Es más, en el 15 M los indignados en vez de ser cuatro perroflautas como los llamas, tenían que haber sido bolcheviques armados con AK 47 dándole caña a los Guardia Civiles y antidisturbios.

    Me mojo de pensar que en las JMJ cuatro locos entraran ametrallando pijitos, fachillas, curas pederastas, etc.

    Y para el 20 N mil kilos de amonal en el valle de los caídos y la Moncloa.

    ResponderEliminar
  11. Sr. matacuras: ¡Gracias por tu colaboración!. Los ciudadanos, con la ayuda de comentarios como el tuyo, empiezan a percibir lo que realmente escondéis gran parte de la gente que integra ese movimiento de indignados denominado “Democracia Real Ya” o Spanish Revolution.

    En esta bitácora unos argumentan mientras otros siguen la consigna liberticida y violenta que les dan para que la vociferen por ahí; con la ventaja de que no tienen que pensar por su cuenta. Lo entiendo, ¿Para que esforzarse habiendo otros iluminados que ya piensan por vosotros y os escriben el panfleto?.

    Mensajes como el tuyo, donde prevalece el insulto y la amenaza, sólo delatan vuestro nerviosismo. El nerviosismo que os produce comprobar que existe información libre que se os escapa de las manos y opiniones que no controláis como mis videos o mi bitácora.

    Los enemigos de la libertad no soléis estar nunca dispuestos al debate de ideas Lo vuestro es vilipendiar y silenciar al discrepante para hacer valer vuestro discurso liberticida y que sea asumido por la masa de forma acrítica.

    Pero no es sólo una cuestión de vocación totalitaria, que por supuesto también; es que vuestras ideas no soportan la confrontación seria con la realidad, y al menor pescozón dialéctico os venís estrepitosamente abajo recurriendo a injuriar a quien no acata vuestro comportamiento sectario.

    Por eso inventasteis en el pasado siglo los campos de exterminio, el GULAG o las checas; lugares donde acababais con los que discrepen de vuestra rancia y casposa ideología, o donde “normalizabais” a los disidentes haciéndoles tragar vuestras putrefactas ideas e invitándoles a pasar a otra vida mejor si se obstinaban en optar por la Libertad.

    Tu respuesta es propia de esos regímenes donde proliferan la muerte, la opresión, la injusticia y la miseria.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2