Reflexión para hoy:

     

domingo, 14 de noviembre de 2010

La plusvalía del trabajo



Una de las bases del marxismo es la teoría de la explotación. Según el hipócrita burgués llamado Karl Marx, ese tipo al que gustaba embarazar a sus criadas, el trabajo debía ser la única medida para valorar los bienes producidos.

El demagogo de Marx afirmaba que a los trabajadores se les abonaba un sueldo, llamado de subsistencia, cuyo valor era menor que las horas que dedicaban con su trabajo a producir los bienes; siendo la diferencia de valor o plusvalía lo que se quedaba el malísimo empresario. Esto les sigue pareciendo una injusticia a los pastueños seguidores de la fracasada doctrina marxista sin ni siquiera haber reflexionado un poco sobre ello.

Es un hecho que Karl Marx, al contrario que la mayoría de los socialistas de hoy, estudió economía. ¡Ahora me explico por qué Marx llegó a retractarse y reconocer su metedura de pata, siendo uno de los primeros en declararse "no marxista!

Todo socialista ignora o quiere ignorar que el valor de los productos no se fija por el número de horas trabajadas para producirlos sino que el precio del producto viene determinado por un acuerdo que se da en todo intercambio voluntario entre un comprador y un vendedor, saliendo ambos beneficiados. Si no fuera así nunca se produciría la transacción a no ser que el Estado intervenga usando el monopolio de la fuerza, algo que no disgusta a los especímenes socialistas.

También todo socialista ignora o quiere ignorar que los empresarios adelantan una parte del valor del bien producido a los trabajadores denominada sueldo o salario. Es importante saber que esto lo hacen con antelación a que finalice la producción de un bien y sea éste vendido. Por eso se dice que la figura del empresario es benéfica, porque evita que los trabajadores tengan que esperar a que finalice la producción y los productos sean vendidos, o no, en el mercado para conseguir, o no, su parte correspondiente del valor del bien. Por eso el riesgo que no asume el trabajador debe ser compensado al empresario con lo que se conoce como beneficio empresarial. Es lógico que todo emprendedor que asume un riesgo de pérdida de los ahorros invertidos en un negocio debe ser compensado con un beneficio futuro. ¡A ver si nos vamos enterando de que va la historia!

Los beneficiarios de las empresas son todos los consumidores que compran los productos elaborados por las mismas, así como los accionistas, que son los propietarios de las grandes empresas y que puede ser cualquier trabajador que, con unos ahorrillos, participe en un fondo de inversión, contrate un plan de pensiones o compre directamente unas pocas acciones en el mercado de valores con el fin de complementar su salario con los dividendos que les reporten los títulos.

Gracias a la soberanía del consumidor y al incentivo del beneficio en un entorno de libre competencia, la propiedad privada garantiza una oferta de productos para todos siempre en aumento. En la economía de mercado propietarios e inversionistas, si quieren aprovecharse de su propiedad y capital, no les queda otra posibilidad que destinarlos a atender necesidades de otros. De esta forma pueden enriquecerse y enriquecen a la sociedad al crear bienes y servicios que antes no existían. Sólo el hecho de poseer los medios de producción obliga a sus propietarios a cubrir las demandas de los consumidores si quieren obtener un rendimiento.

La propiedad beneficia sólo a las personas que saben utilizarla para favorecer a los consumidores que, repito, son los verdaderos soberanos del mercado cuando éste es libre. Esa es la función social del derecho de propiedad que se desarrolla sólo en un entorno de Libertad y capitalismo democrático, no en un entorno de capitalismo de Estado o mercantilismo, es decir socialismo.

Donde existe realmente explotación del obrero es en los países de economía socialista en los cuales siempre hay dos clases sociales muy diferenciadas:

- Los pudientes que son aquellos que forman parte del “aparato coercitivo” del Estado y que son gente arribista, cobarde, palmera, chupapollas, que se afilian al partido único para medrar; que incluso son capaces de sacrificar a sus semejantes, incluso a su madre, en nombre del dichoso bien común y de su bolsillo sobre todo.

- Los esclavos, que son el resto de la ciudadanía que sólo quiere Libertad, siendo obligados a repudiar la economía de mercado o a denunciar a sus vecinos cuando vacilan sobre si es o no una mierda el socialismo que les mantiene en la miseria.

Con el socialismo no hay esperanza, no existe igualdad de oportunidades. No me cansaré de repetir que cuando una sociedad es libre automáticamente hay prosperidad, existen oportunidades que todos pueden aprovechar mejorando su bienestar y no se aumentan las diferencias entre clases de ciudadanos sino que la mayoría se integra en una gran clase media igualándose en calidad de vida. En concreto, cuando una sociedad es libre hay esperanza para todos.

Sin embargo, algunos liberticidas siempre están babeando odio hacia los emprendedores y la economía de mercado. Y digo yo, ¿Porqué no os juntáis unos cuantos y montáis una empresa?, luego los beneficios y las plusvalías marxistoides las repartís con los trabajadores que contratéis. ¡Eso sí, a partes iguales!. Si va mal el negocio los trabajadores cobran su salario y vosotros os quedáis a dos velas, si va bien el negocio lo repartís entre todos a partes iguales como buenos camaradas.

¡Hipócritas!, No lo hacéis porque sois unos hipócritas y falsarios. Sólo queréis que se haga eso con el dinero de otros, pero cuando se trata de vuestra pasta ya os apañáis de sacarle el mejor rendimiento.

El socialismo es un engaño basado en la envidia, la demagogia y la hipocresía de sus seguidores. En cambio, la economía de mercado redunda en el verdadero interés general incluyendo a los socialistas pijo-progres que viven acomodadamente en países libres y prósperos.

Repito, en una sociedad libre con economía de mercado los medios de producción privados deben servir a la sociedad en su conjunto para sacar provecho de ellos. Es desesperante ver como manadas de ilusos, cuyos cerebros están llenos de consignas y serrín, siguen apostando por el marxismo científico cuyos crímenes en su sangrienta historia los siguen justificando como errores asumibles, ¡y vuelta a empezar!. Con mucha caradura suelen decir a menudo que ahora sí que funcionará el nuevo socialismo y traerá al mundo el paraíso perfecto, la utopía socialista con la que siempre sueñan.

Me pregunto una cosa. Observando como en Venezuela empiezan a escasear en las tiendas los productos básicos, donde a ciertas horas ya hay cortes de luz y agua, donde se reprime a los opositores y se cierran medios de comunicación; este nuevo socialismo se parece mucho al antiguo. Sigue siendo la misma mierda, el mismo fraude de siempre pero utilizado por nuevos defraudadores que quieren trincar algo aprovechándose de la mediocridad de la gente.

Muchos de los que militaron en el siglo pasado en organizaciones socialistas no tenían muy claro que el socialismo funcionara y la caída del muro de Berlín les hizo recapacitar. Pero no a todos. A algunos, la lobotomización a la que fueron sometidos incrustándoles en su cerebro ideas socialistas les pudo más que la realidad y siguen repitiendo la misma cantinela como si fueran robots. Nunca desperdiciarán ni un minuto en examinar críticamente el socialismo. Para ellos el socialismo es algo sagrado, su sacrosanta religión, una cuestión de fe ciega aunque se jueguen el futuro de sus hijos.

Otros tipejos que pululan por países libres dónde se aplica la economía de mercado, a pesar de conocer la mentira que esconde el socialismo, como piojos se enquistan en la perversa ideología sólo por medrar en política y vivir de puta madre como buenos “socialistos”, o sea, vivir del cuento disfrutando de la cómoda vida que les ofrece el país que parasitan.

9 comentarios:

  1. Cincinato, otra vez no se puede estar en desacuerdo con nada de lo que dices y otra vez me parece, a mí, de Perogrullo. Lo cual no quita que haya que decir las cosas una y un millón de veces a ver 'si se enteran' alguna vez.
    La libertad auténtica y especialmente la individual, esa que termina donde empieza la del otro es la única verdad útil. Para todo, incluyendo por supuesto la economía. Que por otro lado es lo que ha ocurrido siempre y lo que funciona (si no aparecen ESTOS para joderlo)
    Saludos tío

    ResponderEliminar
  2. Menuda lección de las ventajas de la economía de libre mercado y el intervencionismo estatal, está muy bién.

    Además, es que los estados modernos surgierob así, cuando se dejó de vivir solo de la tierra y pequeños comerciantes y artesanos se organizaron en gremios y se fueron incorporando e integrando con las clases más altas. Ahora van a venirnos con el nuevo socialismo cuando el socialismo es, o no es. Y desde luego es...una putada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Las auténticas revoluciones no fueron ni la francesa, ni la marxista, ni la socialista, ni la fascista, ni la nacional socialista... Las auténticas revoluciones fueron la revolución comercial que empezó en Holanda y la revolución industrial que empezó en Inglaterra con la máquina de vapor.

    Como decía Henry Ford, la verdadera revolución es que la tecnología esté al alcance de todos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me parece notable que en un artículo sobre plusvalía se trate el tema en un solo párrafo.
    Y me parece que el planteamiento que respondes está presente (y refutado) en el mismo "el capital".
    Por favor, el interés de un empresario(no demonizado, sino un empresario buena persona, asumamos) seguirá siendo el interés de un privado, de un individuo, y por lo tanto, un bien para él o para lo que él determine como importante(su familia, las obras culturales, la iglesia, o su propia determinación de un bienestar para la sociedad), no producto de una problematización de la sociedad frente a un punto.
    La teoría marxista presenta una crítica frente a las influencias de los contextos en las situaciones que determinan a la sociedad. Y es un hecho, cada aseveración o discurso, o realidad (sea científica, eclesiástica o la que quieran)es determinada por su contexto tanto en su pasado como en su devenir. Todo acto, suposición, naturaleza, lenguaje, pensamiento, filosofía y hecho, son ideológicos.

    Recomiendo, para un entendimiento más acabado (y por lo tanto un mejor argumento para la crítica) leer a Hegel (y Kant, para Hegel), por lo menos para empezar con los primeros conceptos contra los que se entiende la lógica marxista.
    Por cierto, no existen libertades individuales, pues no existe el individuo pensante.
    La razón es un fenómeno social, por lo tanto, la determinación del mundo es social, y solamente socialmente se puede autodeterminar la sociedad.

    ¡Saludos, y espero respondan!


    P.S.: ruego responder con argumentos(digo para hacer de esto una conversación fructífera para todas las partes), y no con datos fuera de lugar (tenemos muy claros los errores que se han cometido en distintas interpretaciones del marxismo(como el marxismo científico-mecanicista) pero los errores en las interpretaciones no invalidan un argumento). Antes de la queja sobre que los datos son la comprobación objetiva de los hechos, debo decirle que los datos, su selección previa, y su idea misma de los datos mismos han sido determinados por su postura política (por lo tanto son todo menos objetivos), cosa que me parece maravillosa, si usted es capaz de defender aquella determinación. Créame, no me considero marxista porque sea un defensor ciego de una postura, sino porque hasta ahora nadie a sido capaz de encontrarle un error de fundamento(Osea, nadie a borrado el marxismo, ) que lo invalide como argumento para armar otras teorías(lo que no significa que no hayan encontrado falencias prácticas o profundas que hacen de la teoría una teoría móvil, sino que nadie lo ha destruido como cuerpo teórico, sino que lo han validado increiblemente).

    ResponderEliminar
  5. Tal y como le comenté en un video ("Socialismo la máquina de crear pobres") de YouTube, hay una serie de conceptos que me parecen fundamentales para entender su argumentación, y sin los cuales sus supuestos pierden toda su fuerza, y con los cuales se gana en comprensión.
    Mi usuario es flamesjocker o algo así.

    Quería saber si podría usted escribir un artículo definiendo estos conceptos separadamente (en cuanto a forma, en un solo artículo).

    Estos conceptos, evidentemente no son conceptos aislados, y refieren a un contexto, pero esa es la línea ideológica a la que adhiero yo, no usted. Aún considerando esto, me gustaría que en cada definición se refiriera a su fuente, o a alguna fuente bibliográfica o a las nociones previas que lo llevaron a tal definición (en caso de que sea una idea totalmente personal, cosa que según yo no existe, pero bueno) y esté en términos que la expliquen, por favor, no se desgaste tecleando ejemplos, pues los mismos datos pueden explicar infinitas consideraciones, le ruego un límite de 2 ejemplos breves.

    Evidentemente, los conceptos no son todos lo que se necesitan para un prontuario escritural tan amplio como el suyo, por lo que si considera que falta(n) alguno(s), por favor, agréguelos.

    Le ruego ser conciso(por el tamaño de los post en YouTube) y argumental(por el tedio que provoca la mera lectura de ejemplos) si quiere adjuntarlas(las definiciones)a los videos de YouTube, si nuestra idea es que más gente lo lea, me parece esencial que queden expuestos los supuestos teóricos.

    Socialismo, comunismo, libertad, sociedad, individuo, Naturaleza, Estado, experiencia, empirismo, coacción, coerción, ideología, consumo, tecnología, tecnocracia, colectividad, ciencia, Ser, deber, dialéctica, retórica, metafísica, economía, sociología, filosofía, capitalismo, capitalismo tardío, postmodernismo, propiedad, vida, humano, humanidad, modernidad, plusvalía, valor, precio, contexto, hegemonía, explotación, clases sociales.

    Me gustaría argumentar/contrargumentarlo de la manera más pública, móvil y participativa posible.

    Entiendo que algunas de las definiciones serán muy difíciles (y habrá algunas que según usted serán falsos conceptos, por favor, indíque porqué), y si hay alguna que no crea poder hacer, le ruego que explique el porqué en el concepto mismo.

    Subiré este comentario a algunos de sus artículos en otros medios, y en este mismo blog, para llamar a la gente a participar de la misma manera.
    Según yo, usted está equivocado, pero me interesa más que toda la gente (incluyéndolo)se dé cuenta, y para poder hacer una crítica a su modo de pensar necesito conocerlo en sus fundamentos.

    ¡Saludos!
    Espero responda pronto y con buenas y afirmativas noticias.

    ResponderEliminar
  6. Sr. Blackjocker: La gran virtud del capitalismo democrático como sistema natural de producción e intercambio es que obliga a los individuos a favorecer al prójimo, tanto al conocido como al extraño. Y es que, para que algunos satisfagan sus propias necesidades deben satisfacer, de la mejor manera posible, la de otros.

    En el capitalismo, los empresarios pueden servirse a sí mismos únicamente sirviendo a la gente de la mejor manera posible. Sus éxitos y fracasos están íntimamente ligados al buen servicio que presten al consumidor.

    A diferencia del socialismo o capitalismo de Estado, en el capitalismo democrático no hay privilegiados y los consumidores son los soberanos del mercado, donde la gente coopera pacíficamente eligiendo su propio modo de vida y respetando la propiedad ajena así como los derechos de otros.

    No tenéis remedio los que identificáis el liberalismo como algo aterrador para asustar a los que aún no tienen claro eso de integrarse en esa gran secta que formáis. Si es que la consigna la tenéis muy incrustada en vuestro cerebro. ¡Pero no desesperes hay solución!, sigue leyendo de vez en cuando mi blog lodicecincinato . tk y te aseguro que lo superarás.

    ResponderEliminar
  7. Sr. Blackjocker: Afirmas que” no existen libertades individuales, pues no existe el individuo pensante….”. Y yo te respondo que el Estado social es algo abstracto, no existe. Los que realmente existen son los individuos que conviven y cooperan pacíficamente. Por eso sería más propio que dijeras “que la libertad de una persona termina donde empieza la libertad de otra”.

    ¿Qué es la sociedad? ¿qué es el pueblo? No son nada si no hay individuos libres. No existe sociedad si no hay gente que actúe con libertad y respeto mutuo. Las filosofías colectivistas se desvanecen y empiezan a sucumbir en el momento que avasallan a sólo uno de los individuos.

    La legitimidad de los derechos sociales se basa en afirmar que los derechos de algunos están por encima de otros. Esto es el principal error porque hace difícil la convivencia. Las mayorías no pueden prevalecer sobre las minorías cuya minoría más diminuta es el individuo. El individuo o la persona es un concepto real al contrario de los conceptos abstractos, artificiales y vacíos de contenido denominados colectividad, pueblo, Estado, sociedad, etc.

    Propio del totalitarismo que yace en vuestra mente, seguís empeñados en imponer de forma coactiva vuestra particular visión del mundo alimentando de nuevo a la bestia que devorará a todos, incluso a vosotros mismos. Nadie se escapará.

    Una bestia monstruosa en forma de Estado colectivo y todopoderoso que pisoteará, a capricho, a todos los individuos; cuyas almas y voluntades, previamente, habrá sustraído para convertirlos en seres alienados, sumisos, frágiles y dependientes.

    ResponderEliminar
  8. Sr. Blackjocker: Dices que hasta ahora nadie a sido capaz de encontrarle un error de fundamento al marxismo que lo invalide como argumento para armar otras teorías. ¡vaya lo que has dicho y te has quedado tan a gusto! Toma nota: Cuando los errores del argumento han masacrado a gran parte de la ciudadanía, dejando a sociedades hundidas en la miseria, se debe ir con mucho cuidado siguiendo experimentando con esa maldita ideología.

    Es una ironía que mientras ya han pasado decenas de años desde que cayó el Muro de Berlín, el nuevo socialismo del siglo XXI es aplaudido por algunos descerebrados sin saber que caerá también, no sin antes llevarse por delante a mucha gente inocente. Es lamentable observar como los nuevos déspotas repartidos por América, Asia , África y Europa dirigen apasionadamente la tragedia en la que están sucumbiendo sus pueblos.

    Las avestruces y los marxistas a menudo se golpean con la realidad. Las avestruces suelen bajar la cabeza y piensan que, como disminuyen en altura, a los depredadores les será difícil verlas. Los marxistas están convencidos, sin ni siquiera haber realizado una reflexión previa, de que su paraíso ideológico puede hacer cambiar al mundo a golpe de hoz y martillo.

    Las avestruces y los marxistas parten de la misma premisa; pero mientras lo de las avestruces es una consecuencia natural por pura supervivencia, en los marxistas es una estupidez inútil fruto de su debilidad intelectual lo cual es difícil superar, salvo que se recurra a tratamientos de choque basados en un exhaustivo estudio de la historia desapasionado y objetivo; así como de la utilización de la lógica, el sentido común y la reflexión.

    ResponderEliminar
  9. En cuanto a la sugerencia del “copiado y repetido comentario” anterior, le manifiesto al autor que su desarrollo exige tiempo y meticulosidad. Procedo a incorporarlo a la cola de potenciales trabajos que otros seguidores de mis textos me han propuesto.

    Para que vayas ilustrándote, la mayoría de los conceptos que me pides que comente ya los he tratado en diferentes artículos publicados en mi bitácora. Únicamente debes poner en el buscador de mi blog el concepto y te aparecerá el comentario correspondiente. Un saludo

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2