Reflexión para hoy:

     

jueves, 29 de enero de 2009

La escuela cutre


Las aberraciones en materia educativa no son cosa de ahora. Iluminados de todo color político han experimentado con la infancia desde siempre y con desastrosas consecuencias.

Actualmente España ha vuelto a apostar por la escuela más cutre. La que iguala a todos en la ignorancia.

La imperante obsesión igualitarista ha provocado que el conocimiento sea patrimonio exclusivo de unos cuantos y sigue habiendo políticos que se empeñan en que la escuela que desean para nuestros hijos, no los suyos, abandone la función de transmitir sabiduría, sustituyendo ésta por un conjunto hueco de valores políticamente correctos. La asignatura de Educación para la Ciudadanía es el símbolo de todos los tópicos de la corrección política.







domingo, 25 de enero de 2009

Lo llaman centrismo pero sólo es sometimiento y resignación


El Partido Popular es una organización política dirigida por unos individuos que no se enteran de lo que tienen entre manos.
El tema es que ese tropel de líderes huecos de principios, con alguna excepción, están acomplejados, prefieren no molestar y hacer el mínimo ruido ante sus adversarios políticos.

El cambio de rumbo del nuevo Partido Popular de Rajoy está gravemente tocado. El nuevo PP centrista y moderado olvida con facilidad lo que es la regeneración de las instituciones democráticas, como mantener un poder judicial independiente, en cambio, acude a su socavamiento en simbiosis con los socialistas.

Los líderes del Partido Popular se declaran de centro, lo que no es nada más que un cobarde subterfugio, típico de esta especie política apoltronada. Su centrismo es someterse a los nacionalistas, su centrismo es aceptar los dogmas de lo políticamente correcto que impone el socialismo radical, su centrismo es una táctica para suavizar tensiones y estar en paz con todos, lo cual se entendería en un mundo en el que no existiera la demagogia, la envidia, la canallería o el desprecio al prójimo.



Existen dos características que fluyen de ese estúpido centrismo:

La moderación política, que consiste en ser moderado con las formas de ser del ciudadano no socialista hasta hacerle desaparecer.

El Diálogo, que consiste en admitir como buenos todos los postulados socialistas y en recelar de los argumentos no socialistas.

Lo más triste es que el Partido Popular no se beneficia de su actitud sumisa, al contrario, perece cada vez más a efectos electorales. No hay duda, en las regiones donde el Partido Popular se mantiene firme, no sumiso y con principios, es donde mejores resultados obtiene.

El votante no socialista tiene una ventaja fundamental: su independencia y su libertad. También, no debemos olvidar que, en el campo de las ideas son superiores puesto que las experiencias socialistas vividas en el siglo pasado han demostrado sus desastrosos resultados, siempre terribles para la humanidad.

No hay que callarse, se debe decir lo que se piensa, sin olvidad que el liberalismo es, con diferencia, muy superior al socialismo por muy light que éste se presente. La gente lo entiende perfectamente y los resultados electorales de regiones como Madrid lo convalidan.

La batalla por gobernar un país se debe librar en las mentes de los votantes, no en sus estómagos. Una crisis económica siempre ofrece mejores oportunidades a los populistas demagogos que hacen políticas electoralistas de corto plazo pero que son desastrosas para el futuro de una sociedad. Por eso no hay que esperar que la crisis, por sí sola, expulse a gobiernos populistas.


¿Existe esperanza? Sí, rotundamente, aunque es necesaria una regeneración completa en el Partido Popular. Urge una limpieza a nivel de liderazgo echando mano de la cantera que sigue manteniendo su ilusión y ganas de gestar la lucha por la libertad y el progreso de España; sin olvidar tampoco, que todos debemos hacer un esfuerzo descomunal para posibilitar que la sociedad despierte de su cotidianidad mediatizada en la que se ha perdido la percepción de la realidad.

domingo, 18 de enero de 2009

RAJOY Y EL PARTIDO ACOMPLEJADO



Nadie duda que la campaña de criminalización contra el Partido Popular, a quien se le hizo responsable de la masacre del 11M, tuvo el efecto de dejar el camino libre para que desde partidos opuestos se tomara el control inicial de las movilizaciones ciudadanas.

Posteriormente hemos visto el nuevo protagonismo estelar de los dirigentes del actual Partido Popular, renegando de sus bases y optando por la simbiosis con el partido socialista, o sea, el Partido Popular ha optado en sumarse, sin reparo, al circo de lo políticamente correcto.

¿A qué responde La tibieza que actualmente demuestra el Partido Popular?.

No hay que ser muy inteligente para saber que la manipulación en las conciencias ciudadanas o el propio atentado del 11M, no fueron las causas únicas por las que el Partido Popular perdió, de nuevo, las elecciones.

Fue el mismo Rajoy y sus acólitos quien las perdió cuando, con debilidad, decidió aceptar sumiso esa imagen que los socialistas tenían de su partido, una imagen referenciada en la guerra civil, cuando ni siquiera existía el Partido Popular en esos años, una imagen referenciada en la catástrofe del Prestige, o una imagen referenciada en la segunda guerra de Irak; pero todo va más allá. Las cargas de profundidad van dirigidas a los fundamentos ideológicos y culturales del electorado no socialista.

Matizo en lo de “segunda guerra” cuando me refiero a la intervención bélica en Irak puesto que os recuerdo que existió una primera guerra en Irak con militares españoles que estaban cumpliendo el servicio militar obligatorio y que fueron enviados por Felipe González; pero al ser éste socialista la primera guerra siempre será buena y la segunda no. ¡Que cosas que tiene el socialismo!

Rajoy y sus adeptos aceptaron sin rechistar la versión socialista de la segunda guerra, sin darse cuenta de que al hacerlo hicieron suya también la caracterización de belicistas, mentirosos y antidemocráticos que les habían endosado.

Todo sabemos que los dirigentes del Partido Popular han deambulado, durante éstos últimos años, por los medios de comunicación, desde los que se les había llamado asesinos, para someterse a un martirio de entrevistas en las que sólo se respiraba ira y desprecio. La fonoteca de la cadena Ser y la hemeroteca del periódico El País están repletas de disculpas, disimulos y huidas de estos personajillos de escasos principios.

Pero cuanto más han intentado los responsables del Partido Popular escapar del estigma de la guerra iraquí, más se ha intensificado la presión socialista hacia ellos, persiguiéndoles aún con más ahínco. Este arrodillamiento sumiso nunca ha aplacado o aplacará a sus maltratadores.

Es curioso como para los dirigentes del Partido Popular la cadena COPE se ha convertido, de repente, en la mala, en la enemiga; en cambio los medios del grupo PRISA son los buenos y los amigos. No es una teoría mía, sino una realidad apoyada con datos, gestos y políticas. No hablamos de ambigüedades, estamos ante un partido que ha iniciado una transformación para aceptar los cambios en el modelo de Estado y de sociedad impuestos por los socialistas.

Los líderes del Partido Popular se acomplejan de representar lo que representan y presentan un perfil bajo. Sólo el hecho de que les tilden de crispadores les aterra y les neutraliza, así optan por pasar desapercibidos y no molestar a sus adversarios. Esto les está alejando de su base social, de sus votantes y, por pura lógica, se mantendrán alejados del gobierno de la nación durante mucho tiempo.
La frustración de no poder gobernar les lleva a replantearse si ellos se merecen estar donde están, si piensan lo que deben pensar, si actúan como deben actuar. En definitiva, la mayoría de los líderes del Partido Popular piden constantemente disculpas por haber nacido, por ser quienes son, o peor, por recibir votos de quien los reciben y por eso deciden habitualmente abandonar sus principios, aunque algunos nunca los han tenido.


Es exactamente el caso contrario de los socialistas, que presumen de serlo, aunque sólo sea de boquilla. Los socialistas están siempre por delante, utilizando sin reparo su demagogia rastrera con el apoyo aplastante de multitud de terminales mediáticas a su servicio.


Los socialistas no se avergüenzan de su ideología, aunque ésta se ha llevado por delante, durante el pasado siglo, a centenares de millones de inconformes con su doctrina totalitaria. Es más, los líderes socialistas desconocen el significado de perfil bajo, esa gilipollez tan propia de los asesores de Aznar y Rajoy, es decir, de los Elorriaga y Lasalles que deambulan por Génova y alrededores.
El problema del Partido Popular es siempre el mismo, su acomplejamiento frente a un socialismo extremo, rencoroso y desafiante.

En resumen, el atentado del 11M no debía sólo garantizar la expulsión del Partido Popular del gobierno, sino que debía postrar al Partido Popular en un estado de debilidad suficiente como para que esa mitad de españoles que no votan socialismo no tuviera otro remedio que aceptar, al verse privados de liderazgo político, el cambio de rumbo que se avecinaba.

El Partido Popular tiene que ser consciente que debe ser un partido alternativo, totalmente contrario a lo que es el socialismo y que le vota la ciudadanía que tiene claro lo que realmente se esconde bajo esa insidiosa ideología colectivista.

¡Ni centros ni zarandajas!. El Partido Popular debe hacerse oir y perder el miedo a no ser políticamente correcto, debe hacer una oposición seria y contundente, de lo contrario su electorado se desmovilizará definitivamente; pero que nadie piense que se rendirá; saldrá aún más vigorizado de ésta patraña, una vez depurado el partido de esa morralla de líderes que lo están pervirtiendo, porque el ciudadano no socialista nunca cesa en su lucha por la libertad.

domingo, 11 de enero de 2009

¡Siempre lo mismo!


¡Siempre lo mismo!. Los terroristas de Hamás se parapetan detrás de la población civil, lanzan sus misiles como moscas cojoneras asesinas, y el gobierno de Israel termina respondiendo porque, simplemente, tiene la obligación de defender a sus ciudadanos.¿Quién se quedaría con los brazos cruzados si le lanzaran misiles?.

Israel está acosado por unos vecinos violentos y obcecados que no dudan en emplear el terrorismo más salvaje contra la población civil israelita. Por ello, Israel nunca podría resistir con una política de buenismo semejante a la empleada por los sucesivos gobiernos de España contra ETA.

Todo gobierno debe mantener a la población civil alejada del combate ofreciéndole el mejor refugio posible porque a ellos se debe. El gobierno palestino no puede evitar las bajas entre sus civiles, pero debe hacer todo lo posible para minimizarlas. La realidad es otra y no nos sorprende, aunque algunos fingen indignación.



¿Quién es más salvaje, el que bombardea un edificio que era un hospital o el que transforma un hospital en un almacén de misiles y lo llena de civiles condenándolos a una muerte certera?

La guerra es horrible, pero hacer uso de la propia familia como escudo humano es una vergüenza.

No debemos olvidar que son esas víctimas inocentes las que han sido transformadas en escudos humanos con la excusa de liberarlas de una inexistente opresión israelí, el verdadero combustible del conflicto.

Digo inexistente porque la población musulmán que vive en Israel no está tan desesperada por salir del país, ellos realmente saben que se cuece al otro lado. Una pregunta ¿porqué el mayor porcentaje de mujeres musulmanas alfabetizadas se encuentra en Israel? ¡Qué curioso! ¿verdad?. Además Israel es la única democracia en la zona. Los países del entorno y los propios palestinos, éstos subvencionados por la unión europea con el dinero de tus impuestos, viven bajo regímenes despóticos y corruptos.

¿Porqué los inspectores de la ONU siguen sin denunciar la entrada en Gaza de misiles de fabricación rusa (mucho más precisos)?. Esto nos confirma la inutilidad de la ONU y la necesidad de que las verdaderas naciones democráticas y libres se reúnan en otro foro civil-militar con más legitimidad, renunciando a compartir mesa de debate con toda esa caterva de países de la ONU cuyos sistemas políticos son de carácter dictatorial o teocrático.

¿Porqué Israel no forma parte de la OTAN?. ¿Porqué las naciones libres y democráticas miran hacia otro lado como lo hacían cuando aquellos trenes de la muerte transportaban a millones de judíos a los campos de exterminio?.

Los terroristas dominan muy bien la propaganda exterior, conocen muy bien el poder de convocatoria de su causa en Occidente y lo impactante que pueden llegar a ser en las conciencias europeas ver a niños moribundos y cadáveres de civiles amontonados. Están empecinados, por medio de la inmolación de su población civil, en explotar el odio a los judíos que le sirve en bandeja la prensa occidental.

Además de los medios de masas manipuladores siempre hay estúpidos que con facilidad reproducen los viejos esteriotipos contra el pueblo judío creados por la propaganda sectaria. En esos mediocres rebosa el sentimiento de indignidad moral hemipléjica y catalogan siempre a los mismos de buenos y a los otros de malos.


Esos memos suelen echarse las manos a la cabeza indignados cuando ven películas de la Alemania de Hitler y observan como quemaban a los judíos en campos de concentración. Son los mismos idiotas que ahora no quieren enterarse que los vecinos de Israel aspiran para el pueblo judío lo mismo que anhelaba ese sanguinario régimen nacionalsocialista.

Esos imbéciles suelen manifestar su espanto o tienen náuseas por el comportamiento defensivo del ejército de Israel. Pero lo que realmente produce náuseas son esos terroristas de Hamás lanzando misiles para luego parapetarse entre sus hijos y, algunos, entre sus cuatro esposas.
No hay duda de que si Israel mantuviera una política débil, sería enseguida arrasada. Sería un segundo holocausto.


La tiranía tiene muchos seguidores en Europa. Quienes aquí reprochan todo a Israel son los mismos que defendían el agresivo totalitarismo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o que justificaban la existencia del Muro de Berlín. Pero La caída del muro de Berlín dejó a esos mezquinos abatidos y desconcertados, no obstante, se han acogido a otra causa, que ya la inventó otro nacionalsocialista: la del odio al judío.



Europa sigue siendo un continente podrido que ha sido salvado de sí mismo en diversas ocasiones gracias a los Estados Unidos de América, por eso esa pandilla de falsos progresistas nunca se lo perdonarán a sus salvadores.

Tampoco debemos olvidar que si una vez Israel cae, el siguiente objetivo será Al Ándalus. Un tema para reflexionar.

martes, 6 de enero de 2009

Los nuevos colonos del siglo XXI

“Un día, millones de hombres abandonarán el hemisferio sur para irrumpir en el hemisferio norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque irrumpirán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria”

Huari Bumedian, Presidente de Argelia, en un discurso ante las Naciones Unidas en 1974).




Al igual que los bárbaros acabaron con el Imperio Romano desde dentro, así los hijos del Islam, utilizando el vientre de sus mujeres, colonizarán y someterán a toda Europa.

La profecía se cumple con la ayuda de Alá y de la clase política europea que está reforzando cultural y legalmente el extremismo islamista, en cambio, está penalizando con indiferencia, cuando no con hostilidad, a otras confesiones religiosas tan arraigadas en nuestra vieja Europa.



La decepción que sentimos muchos con la nueva Europa que se está construyendo, se convierte en una voz de alarma porque este continente avanza rápidamente hacia un tipo de sociedad diferente e incompatible con los principios y valores morales de sus ciudadanos que posibilitaron, hasta el siglo pasado, una Europa próspera y desarrollada.Actualmente, en algunos lugares de Europa existen enclaves musulmanes mucho más radicalizados que los existentes en la mayor parte de los países de mayoría musulmana, quizás porque la Yihad es el programa político religioso de los nuevos colonos del siglo XXI.

Por el camino van quedando los derechos de las mujeres o el derecho a la libertad de expresión, todo ello facilitado por la pusilánime clase política europea que se avergüenza de sus representados, que es cautiva de su buenismo y que le aterra el enfrentamiento.



La clase política europea ha creado la fórmula perfecta para la nueva colonización islamista.

En primer lugar, con la maldita maquinaria abortista y el odio a la institución familiar, han hundido el índice de natalidad. La mayoría de los países europeos tienen un índice de natalidad inferior a 1,2, o sea, a partir de ahora, la población europea se reducirá en casi un 50% con cada generación.

En segundo lugar por la necesidad de mantener el Estado de Bienestar y la Subvención Pública cuya consecuencia ha sido la necesidad de importar mano de obra sin control para hacer frente a tal despilfarro económico, sin perjuicio de la oportunidad electoral de los nuevos votantes. Pero, paradójicamente, la crisis económica está provocando que los inmigrantes que trajeron para financiar ese sangrante Estado de Bienestar son los que prioritariamente, por circunstancias familiares, necesitan utilizarlo: guarderías, comedores escolares, ayudas para libros de textos, atención sanitaria, maternidades, subsidios de desempleo, viviendas de protección oficial, etc, etc.

En tercer lugar, y por mucho que se empecine la clase política, no existe integración o multiculturalidad. La realidad es la total segregación de la población en guetos según su religión o raza convirtiéndose así en emplazamientos independientes y autorregulados. No hay duda que la mezcla de multiculturalismo y relativismo son un revulsivo de la convivencia y de la estabilidad serena y pacífica de una sociedad, porque las ideologías y las creencias encontradas producen siempre conflictos agudos y difíciles de sofocar. En cuarto lugar se está perdiendo la identidad del ciudadano europeo puesto que la clase política nos quiere convencer que nuestra idiosincrasia no es propia de la modernidad y debe ser superada por un nuevo prototipo de ciudadano europeo normalizado, o sea, debe ser progresista, laico, multicultural, buenista, sumiso al Estado y liberado de instituciones, para ellos represivas, como la familia, la religión o la cultura occidental.

La clase política pretende que el nuevo hombre europeo deje aparcados sus principios morales y, de camino, prescinda de su disposición al esfuerzo, a la superación o a la independencia del individuo.Incluso una caterva de políticos mediocres no sólo mantienen que Alá es grande y misericordioso, que yo no lo dudo, sino también antiyankee, antiliberal y antioccidental. La Historia no les gusta, pretenden reescribirla; de hecho, ya lo han hecho en los libros de texto.

Hoy, lamentablemente, únicamente contemplamos una vieja Europa disfrazada de multiculturalismo y que se sustenta en un estado de bienestar tambaleante. Las políticas de puertas abiertas y el papanatismo chabacano de la clase política nos ha complicado la existencia. La realidad es que los islámicos no se integran, no se apartan nunca de sus usos y costumbres, además, exigen con rotundidad y prepotencia, aquí en Europa, que seamos nosotros los que nos adaptemos a sus normas y creencias.


Pero esa clase política parasitaria, carente de principios y valores, que se extiende como un cáncer, ese Estado de Bienestar que sangra al contribuyente, esa falta moralidad de la sociedad, esa aceptación de prácticas religiosas antidemocráticas, violentas y discriminatorias hacia algunos colectivos sociales, ese incremento de la delincuencia, esa marginación de los trabajadores europeos peor formados, esa xenofobia, ese auge del proteccionismo y los aranceles, son algunos de los fantasmas del pasado que trajeron a Europa esos terribles regímenes totalitarios y sus consiguientes guerras.













ISLAM


Debido a su trascendencia, he creído oportuno publicar en esta bitácora un artículo de mi amigo Horacio Vázquez-Rial sobre la colonización islámica. He aquí el texto que nos va a hacer recapacitar bastante:


"Un día millones de hombres abandonarán el Hemisferio Sur para irrumpir en el Hemisferio Norte. Y no lo harán precisamente como amigos. Porque comparecerán para conquistarlo. Y lo conquistarán poblándolo con sus hijos. Será el vientre de nuestras mujeres el que nos dé la victoria" (Houari Boumedienne, en la ONU, 1974).

Tenemos 50 millones de musulmanes en Europa y hay señales de que Dios proclamará el Islam en Europa sin armas ni conquistas. Con el paso de los años, los 50 millones de musulmanes que viven en Europa transformarán Europa y la convertirán en un continente islámico. Dios ha dispuesto que una nación islámica, Turquía, se sume ahora a la Unión Europea. Esos 50 millones de musulmanes se multiplicarán y habrá 100 millones de musulmanes en Europa. Bosnia es miembro de la Unión Europea [sic] y es un país islámico; mejor dicho, al menos el 50% de su población es musulmana. Las estadísticas muestran que hay miles de mezquitas en Europa. Tenemos miles de organizaciones y sociedades islámicas en Europa (…) Tengo aquí algunas estadísticas. Hoy hay en Europa 50 millones de musulmanes, 14.000 mezquitas y centros islámicos y 1.500 sociedades y organizaciones islámicas. Con el paso del tiempo, estas cifras no harán sino aumentar, además de las cifras correspondientes a Bosnia, Turquía y Albania. Por consiguiente, las palabras que Dios proclamó en el Corán se están convirtiendo en una realidad: "Él es Quien ha mandado a Su Enviado con la Dirección y con la religión verdadera para que prevalezca sobre toda otra religión, a despecho de los paganos" (Muammar al Gadaffi, 2008).

Juramos por Dios que no abandonaremos las armas, no detendremos nuestra guerra santa, no renunciaremos a nuestras creencias ni a Al Ándalus, Ceuta, Melilla... (Al Zawahiri, 2007).

El Islam volverá a Europa como conquistador victorioso tras ser expulsado de ella dos veces, una desde el sur, desde Al Ándalus, y la segunda desde el este, cuando llamó a las puertas de Atenas. Conquistando Europa, el mundo será del islam (el imam Al Qadarawi, 2005).



Están convencidos y tienen razón en estarlo. El proyecto Boumedienne funciona al cien por cien, ayudado, claro está, por yihadistas de toda condición, apuntados a cualquier título, desde Al Qaeda, que sirve como paraguas de incontables grupúsculos, hasta Hamás y Hezbolá. El terrorismo es sólo la capa amable de la cebolla, la más externa.

He aquí cómo funciona todo esto:

En tanto la población musulmana permanezca alrededor o por debajo del 2% de la de cualquier país, ésta será vista por la población local como una minoría amante de la paz, y no como una amenaza hacia los demás ciudadanos. Éste es el caso de lo que ocurre en Estados Unidos: 0,6% de musulmanes; Australia: 1,5%; Canadá: 1,9%; China: 1,8%; Italia: 1,5%; Noruega: 1,8%.

Con una población que alcance entre el 2 y el 5%, los musulmanes comienzan con el proselitismo entre otras minorías étnicas y grupos descontentos del lugar, a menudo con reclutamientos considerables en cárceles y entre las bandas callejeras. Esto está ocurriendo en: Dinamarca: 2,0% de musulmanes; Alemania: 3,7%; Reino Unido: 2,7%; España: 4% ; Tailandia: 4,6%.

[Pero no olvidemos el terrorismo, que se desarrolla en paralelo: España y Tailandia en primer término].

A partir del 5% de población musulmana, los musulmanes ejercen una influencia desorbitada con respecto al porcentaje de población que representan. Por ejemplo, insistirán en la introducción de los alimentos halal (limpios de acuerdo a los preceptos islámicos), asegurándose de esta manera empleos de manipuladores de alimentos reservados a los musulmanes. Empezarán las presiones sobre las cadenas de supermercados para que muestren alimentos halal en sus estanterías, junto con las correspondientes amenazas si no se cumplen estos requisitos. Esto está ocurriendo en Francia: 8% de musulmanes; Filipinas: 5%; Suecia: 5%; Suiza: 4,3%; Holanda: 5,5%; Trinidad y Tobago: 5,8%. Llegados a este punto, trabajarán para que la autoridad gubernamental les permita que ellos mismos se regulen bajo la Sharia, la Ley Islámica (dentro de sus ghettos). El objetivo último de los islamistas es establecer la Sharia en todo el mundo.

Cuando los musulmanes se aproximan al 10% de la población, tienden a aumentar la anarquía como un medio de quejarse sobre sus condiciones de vida en el país. En París ya hemos visto las revueltas imparables con quema de coches y de mobiliario urbano. En esta situación, cualquier acción no musulmana ofende al Islam, y resulta en insurrecciones y amenazas, como las de Amsterdam tras la oposición a las viñetas de Mahoma y películas sobre el Islam. Estas tensiones se ven a diario, particularmente en los sectores musulmanes de Guyana: 10% de musulmanes; India: 13,4%; Israel: 16,0%; Kenia: 10,0%; Rusia: 15,0%. Para hacerse una idea de lo que representan esos porcentajes, digamos que la población negra de los Estados Unidos constituye el 13% del total.

Tras alcanzar el 20%, las naciones pueden esperar disturbios espeluznantes, formación de milicias jihadistas, asesinatos esporádicos y quema de iglesias [como en] Etiopía: 32,8% de musulmanes.

Con un 40%, las naciones experimentan masacres generalizadas, ataques terroristas crónicos y guerra ininterrumpida de milicias, como las de Bosnia: 40% de musulmanes; Chad: 53,1%; Líbano: 59,7%.

Los países que alcanzan un 60% de población musulmana experimentan persecuciones sin límite de los no-creyentes de todas las demás religiones (incluyendo a los musulmanes no ortodoxos), limpiezas étnicas esporádicas (genocidios), el uso de la Ley de la Sharia como arma y el establecimiento de la Jizya, el impuesto sobre todos los infieles, como está ocurriendo en Albania: 70,0% de musulmanes; Malasia: 60,4%; Qatar: 77,5%; Sudán: 70%.

A partir del 80% deben esperarse intimidaciones y jihad violenta sobre la población no islámica, algún tipo de limpieza étnica dirigida por el Estado, e incluso algún genocidio, a medida que estas naciones expulsan a los pocos infieles que van quedando, y se dirigen hacia el objetivo de un Estado 100% musulmán, tal y como se ha experimentado ya, o está en vías de consecución, en Bangla Desh: 83% de musulmanes; Egipto: 90%; Gaza: 98,7%; Indonesia: 86,1%; Irán: 98,0%; Irak: 97,0%; Jordania: 92,0%; Marruecos: 98,7%; Pakistán: 97%; Palestina 99%; Siria: 90%; Tayikistán: 90%; Turquía: 99,8%; Emiratos Árabes: 96%.

Alcanzar el 100% marcará el comienzo de la Paz de "Dar-es-Salaam" (el Paraíso de la Paz Islámico). Aquí, se da por supuesta la existencia de la paz, porque todo el mundo es islámico, las Madrassas son las únicas escuelas, y el Corán la única palabra, como ocurre en Afganistán: 100% de musulmanes; Arabia Saudí: 100%; Somalia: 100%; Yemen: 100%.

Añadamos más datos, de esos que la prensa, incluida la más declaradamente cristiana, suele eludir:

Los cristianos huyen de Oriente Medio, donde se los degüella y se queman iglesias. Han escapado más de la mitad de los libaneses cristianos. En Irak fue destruido el principal templo cristiano caldeo, tan valioso como los Budas de Bamiyán pero mucho menos (casi nada) jaleado por los medios. Hay mártires a los que jamás se nombra, como Brian Savio O'Connor, protestante indio asesinado en Arabia Saudita por evangelizar. Monseñor Antoine Audo, obispo caldeo de Aleppo, sostiene sin pelos en la lengua que los fanáticos desean "librarse definitivamente" de los cristianos. De Irak han salido 700.000 cristianos.

En Etiopía hay cristianos asesinados cada día. En Egipto, los coptos no pueden construir ni reparar iglesias y pagan impuestos de dhimmies. En Sudán, desde la fatua de 1992, por la cual "un no musulmán es un no creyente que se opone a la expansión del Islam, y éste garantiza la libertad para matarlos a todos", ha ido en aumento la violación de mujeres y niñas, el asesinato directo de infieles (más de dos millones hasta hoy) y la captura de esclavos para la población musulmana. En Nigeria, la iglesia, la misión y el pueblo de Gani fueron atacados y asesinado el maestro Danyaro Bala, cristiano, en 2006: la cosa va a peor. En Somalia, como medida contra las declaraciones del Papa en el sentido de que el Islam se impone por la armas, fue asesinada una monja italiana, misionera de la Consolación.

En Indonesia, en 2005, decapitación con machete de tres cristianas por negarse a la conversión. En 2006, ejecución oficial de tres cristianos acusados de planear ataques a "los fieles". En Filipinas, en Timor Oriental (asalto en 2007 al orfanato de San Juan Bosco en Baucaym, con violación de alumnas, asesinato de quince sacerdotes y 100 personas en una iglesia por el Frente Revolucionario de Timor Oriental), en todas partes se repite una y otra vez la misma historia. Pero no está en los papeles ni en las homilías. Y, por supuesto, no se ve compensado por la conversión al cristianismo. En Egipto está prohibido poseer material bíblico y evangelizar.

El déspota Chávez les ha abierto las puertas de Iberoamérica, donde ellos sí que evangelizan, hasta convertir tribus enteras que han pasado de la desnudez del salvaje al uso del burka. Ya ha habido por allí varios presidentes de origen musulmán, en Argentina, en Ecuador… y los compromisos con Irán que adquieren cada día los Kirchner, Lula y otros aceleran el proceso.

Van a ganar. Están ganando. Y los imbéciles apuntados a esa alianza de civilizaciones que nadie comprende ni desea. No dudo de que al final serán superados por su propia ignorancia, por su propio fanatismo, por sus divisiones tribales y teológicas, y porque la gente se cansa, pero llevará mucho dolor, mucho esfuerzo. Mil quinientos millones de musulmanes representan hoy el 22% de la población mundial. Pero su tasa de nacimientos eclipsa a la de los cristianos, los hinduistas, los budistas, los judíos y todos los demás creyentes. Los musulmanes superarán el 50% de la población del mundo al final de este siglo. Y tendrán el Corán y la Bomba.








Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2