Reflexión para hoy:

     

lunes, 19 de marzo de 2012

Corrupción Socialista Andaluza





Mi amigo Pablo Molina me contó la siguiente anécdota:
Un liberticida sectario de la PSOE (Partido Socialista Obrero Español) le comentó, no hace mucho, que los votantes de izquierda son más críticos con su partido en lo referente a la corrupción que los votantes de derechas con el suyo. "Desde luego" –respondió-, "en Andalucía sólo han tardado 30 años en darse cuenta de que precisamente los suyos roban a espuertas".

Pero en realidad no es que los andaluces acaben de descubrir la corrupción sistemática del PSOE. Lo sabían desde el principio, pero mientras ha habido dinero para aliviar escrúpulos, untar conciencias y torcer voluntades el PSOE ha ido encadenando una victoria tras otra.

Los socialistas son incapaces de entender cómo funciona la economía en las sociedades libres y los socialistas andaluces, todavía más. Su gestión pública ha consistido en comprar a la sociedad con el dinero que previamente le han extraído, por sí o por institución interpuesta como los impuestos transferidos por el gobierno central. Cuando llegó la crisis el gobierno andaluz no hizo sino extender el modelo al ámbito empresarial, el más fácil de corromper en una situación de desplome de la economía. Sólo así cabe entender que se creara un asfixiante entramado de agencias públicas y organismos oficiales cuyo único fin declarado es precisamente entregar subvenciones a los dueños de las empresas bien conectadas con el poder político. De ahí a que una parte sustancial de esos fondos públicos llegara a bolsillos privados sólo había un paso que el socialismo siempre ha dado y además tomando impulso, como corresponde a la trayectoria de un partido que ha hecho de la corrupción su principal divisa política.

El PSOE andaluz es culpable de haber envilecido a toda una sociedad anulando sus resortes morales. Con su holding de agencias corruptoras, Griñán ha conseguido erradicar la cultura del esfuerzo, la iniciativa privada y la libertad para implantar la ética del trinque, de tal forma que sus paisanos ya sólo le afean que el dinero que debía llegarles se lo haya quedado el putero de la consejería del ramo.  En una sociedad sana, la primera denuncia habría sido contra el mero hecho de que la Junta de Andalucía entregue dinero público a unas empresas sin contrapartida conocida. Esa es la verdadera corrupción, a la que el cuerpo social andaluz se ha acostumbrado porque en estos treinta años no le ha ido del todo mal.

Ahora con la crisis los fondos escasean y la prodigalidad de antaño ha dado paso a un reparto del botín mucho más cicatero. El alud de corrupción ha comenzado a desbordarse ya y también en Andalucía los ciudadanos han comenzado a darse cuenta de que la recesión va en serio. El problema es que los socialistas van a dejar a una sociedad en pleno síndrome de abstinencia del trinque y en estos casos suelen ocurrir episodios violentos.











La socialista Laura Gómiz, Presidenta de Invercaria (empresa pública andaluza), presume de inventar "como nadie" ante el miedo y las reticencias de los técnicos.
El exdirector de Promoción de Invercaria, Cristóbal Cantos, grabó un total de tres reuniones en las que supuestamente la entonces presidenta de la empresa pública andaluza les exigía hacer informes falsos.
El diario ABC publicó la transcripción de estas reuniones en la que aparecen otros técnicos poniendo reparos a realizar estos informes. De hecho, Laura Gómiz les pedía que echaran imaginación al asunto. "¿Y si no hay nada? Se inventa. Entonces es cuando se inventa. ¿Vale?". Así les instruía en las reuniones.
En dicha reunión, celebrada el 24 de mayo de 2011, uno de los técnicos puso reticencias a la confección de expedientes sin que mediase una propuesta de inversión. "Pues esas nos lo inventamos, Dani", le replicaba la ahora expresidenta de Invercaria, que añadía que "hay que ser un poco imaginativo, que tenga coherencia". "Que Dios me coja confesado", se lamentaba uno de estos técnicos.
En este sentido, en los 68 minutos que dura la grabación íntegra del encuentro, Laura Gómiz reconoce que hay 38 proyectos con documentación incompleta.
Así, la entonces presidenta de Invercaria puso como ejemplo a los técnicos el caso de Ferias Internacionales de Andalucía (FIVA), una muestra virtual que ni siquiera tenía web y que recibió un crédito de 716.000 euros de Invercaria. Ante las reservas del técnico asegura Gómiz: "yo te digo: si en FIVA no hay... en FIVA me lo estoy inventando ahora mismo, pero suponiendo que no tenemos un plan de negocios".
Según se desprende de la grabación, Gómiz se hizo cargo de los informes de los proyectos donde "no hay nada" y alegaba que "yo tengo más capacidad de inventar que nadie, me parece a mí (se ríe) ¿No? ¿o qué?".
Este mismo técnico que ponía reticencias le confiesa su preocupación por firmar los expedientes y Gómiz le replica que "no hay firma. Vamos, la firma va a ser la mía". "Es simplemente unos expedientes que se han encargado con la documentación que teníamos", añadió.




ENTRADAS RELACIONADAS:













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2