Reflexión para hoy:

     

domingo, 6 de diciembre de 2009

En Honduras ha ganado la Libertad




Amigos hondureños:

No tenéis que disculparos por haber defendido la Libertad, todo lo contrario, debéis estar orgullosos porque le habéis echado cojones contra viento y marea. Cualquier persona inteligente y amante de la Libertad ha comprendido vuestra posición sólo con observar quienes eran los putrefactos padrinos que empujaban a Zelaya.

Vuestro pequeño país se ha hecho grande. Una grandeza que envidia mucha gente en el mundo cuyos países están ya en manos de tiranos.
El apoyo internacional a Zelaya estaba hueco y oscuro como la cara de Barack Hussein Obama, otro que tal baila. El apoyo de la OEA, la ONU, la UE o la EUA son una farsa cuya mayoría de los miembros son pseudodemocracias o teocracias. Sin embargo muchos ciudadanos de este planeta no se dejan manipular y saben perfectamente lo que se esconde detrás. Por eso la batalla de la información está en Internet. El único medio que menos controlan los gobiernos.

Podríamos decir que la Democracia es como una silla que tiene cuatro patas. Las patas son el Poder ejecutivo, el Poder Legislativo, el Poder Judicial y el Poder de los Medios de Comunicación. Cuando las patas de la silla se van fusionando es obvio lo que sucede.

Es un hecho que la independencia de los poderes del Estado es fundamental para proteger las libertades del ciudadano. Sin embargo, destruir la independencia de dichos poderes, sobre todo el poder judicial, ha sido constante; resultando que la Democracia no deje de tambalearse allí donde ocurre.

Debéis tener siempre presente que la prosperidad y bienestar de toda sociedad está en función de quien controle los poderes del Estado. Si éstos son controlados por una sola persona el resultado es una dictadura; si los controla un parlamento populista, el resultado es una oligarquía de partidos; pero si los controla el ciudadano el resultado es una auténtica Democracia.

En una Democracia verdadera es el ciudadano-individuo no la colectividad amorfa camuflada en unas siglas, el que debe separar y controlar los poderes del estado.

Se ha anunciado que el Príncipe de Asturias no va a ir a Honduras. ¿Tiene usted algo mejor que hacer Alteza?, ¿Cómo va a ganarse usted el sueldo este mes? ¿Tiene algo más importante en su agenda que apoyar a los que han luchado por su Libertad?. O sea, que a Venezuela, a Ecuador y a Bolivia va sin rechistar, pero a Honduras, un país que se ha resistido para no convertirse en una basura totalitaria chavista y que ha celebrado elecciones libres no le parece digno pasarse por allí. ¡Quién las pillara en Cuba!, ¿O no, señor principito? ¿A quién representa usted, a España o al presidente socialista Zapatero “el rojo”?.




¿Y que van a elegir en Bolivia los ciudadanos: socialismo o Libertad?







2 comentarios:

  1. Es como predicar en el desierto de los tontiprogres. El muro de Berlín cayó pero el comunismo hizo su trabajo. Extendió el tontiprogresismo por doquier, sobre todo en España. Zelaya planificaba perpertúarse en el poder, el Tribunal Supremo lo evitó haciendo intervenir al Ejército y eso fue todo. Pero el tontiprogresismo, que aquí está infiltrado en los medios televisivos generalistas, ha presentado el caso como un golpe de Estado. El golpe de Estado es lo que quería dar desde dentro Zelaya. De buena se han librado los hondureños. Su Tribunal Supremo le echó narices. No como aquí, con el poder Judicial nombrado por pactos entre políticos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Sr. Bucan: En España, como en otras partes del mundo, la justicia se la ha cargado la casta política parasitaria despojándola de su independencia. Desde el comienzo de la transición española los socialistas buscaron el "entierro de Montesquieu", recordemos al perverso socialista Alfonso Guerra que dijo con toda la cara del mundo que “Montesquieu había muerto”.

    Ese enterramiento consistía en ofrecer una parte de los despojos al Partido Popular haciéndole cómplice del crimen, que aceptó de forma pastueña y acomplejada. El vanidoso Aznar, con mayoría absoluta en las Cortes, pudo haber recuperado un poder judicial independiente pero, a través de su ministro Michavila, le dio otro puntillazo más a la independencia judicial.

    Lo que debemos exigir la ciudadanía es un Estado de Derecho fuerte e independiente para que un simple juez ordinario pueda sentar en el banquillo a cualquier sinvergüenza que utilice el poder político para su interés personal o de su partido político. La casta política debe responder ante la justicia en iguales condiciones que el pueblo llano. La mejor defensa del ciudadano ante los abusos de poder es una justicia independiente y eficaz.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2