Reflexión para hoy:

     

sábado, 20 de diciembre de 2008

Caminamos hacia un avispero


España camina a ciegas hacia un avispero. La demagogia y las políticas intervencionistas imperan en todos los partidos. A medio plazo se perseguirá no sólo a los que, como en Cataluña, pretenden hablar en español, sino a todos los que no se identifiquen con el régimen que nos quieren imponer; un régimen pseudodemocráticamente totalitario.
Sin embargo cuando esa actuación sectaria sea cotidiana la mayoría de los españoles libres reaccionarán buscando, nuevamente, la libertad y el imperio de la Ley.

Hay que preparar la resistencia. A nivel personal y a nivel político. Digo preparar la resistencia porque España como Estado dejará de funcionar en un futuro cercano, pero la Nación española no habrá desaparecido en el espíritu de la rebelión de las clases medias.

No caben soluciones intermedias, la clase política tiene que cambiar y gestionar nuestros intereses, no los del partido que representan. La lucha es imparable, o están con las clases medias o se enfrentarán a ellas.

La historia de España ha demostrado repetidamente que cuando los españoles perciben que la ruina es inminente reaccionan. Como lo hicieron los pueblos de toda España tras los intentos de implantar un sistema político totalitario y colectivista en el siglo veinte o en el caso de la invasión francesa del siglo diecinueve. El español tarda en rebelarse pero cuando lo hace es contundente. Esa tardanza en reaccionar se debe a la connivencia de la clase política unido al espíritu acomodado, poco cultivado y servil de una gran masa de españoles.

En el caso de la invasión del gabacho no existió reacción popular hasta el 2 de mayo de 1808 porque la invasión había sido consentida por los Borbones, padre e hijo, por los dirigentes políticos de la época, así como por la progresía y los intelectuales acomodados y pastueños de esa clase política, a los que posteriormente se identificaron como afrancesados.

Afortunadamente la libertad se abre camino. Recordemos lo que unos hombres libres escribieron una vez:

“Sostenemos como evidentes estas verdades:

Que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de Gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo Gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad.

La prudencia, claro está, aconsejará que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

POLITICOS 05

POLITICOS 04

POLITICOS 04
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 03

POLITICOS 03
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 02

POLITICOS 02
Pulsa sobre la imagen

POLITICOS 01

POLITICOS 01
Pulsa sobre la imagen

Cine para reflexionar

Cine para reflexionar
Vencedores o vencidos

El otro Socialismo


http://www.mediafire.com/file/ozzmmmwzkdk/TIRAN MÁS 2